Foto: Pexels
Usar en exceso los dispositivos móviles puede generar problemas de salud, por eso en esta cuarentena te explicamos cómo puedes dejar el celular.

Las pantallas son una presencia constante en la actualidad, ya sea en los televisores, las computadoras o los dispositivos móviles.

Se estima que más de 2 mil 500 millones de personas en el mundo tienen smartphones y un estudio de la Universidad de Nottingham Trent en Reino Unido señaló que las personas pasan en promedio cinco horas al día en los celulares.

La cuarentena del COVID-19 podría multiplicar el tiempo en pantalla de las personas, quienes buscan combatir el aburrimiento, ya sea eligiendo qué ver en Netflix, jugando en línea o navegando en Facebook. Esta dependencia podría convertirse en nomofobia o adicción por el celular.

El uso excesivo de estos dispositivos también puede generar problemas en la salud como dolor de cuello, dolor  y rigidez en manos y dedos, vista cansada, daños en la columna vertebral e insomnio.

¿Qué se puede hacer?

Primero es necesario reconocer cuánto tiempo se pasa frente a las pantallas. Para ello se pueden utilizar aplicaciones como Checky, que registra las veces que se desbloquea el equipo, o QualityTime, la cual ofrece datos de uso por apps y la opción de programar períodos de descanso.

Si no quieres usar aplicaciones, puedes apagar las notificaciones, pues generan emociones y ansiedad. Solo deja encendidas las que impliquen contacto humano como los chats, llamadas o mensajes de texto. Otra opción es dejar en la pantalla principal las apps con mayor utilidad, para no perderse en las redes sociales.

Esto puede llegar a ser difícil durante la cuarentena porque pareciera que no hay muchas actividades para hacer. Pero la clave es establecer límites y reemplazar los viejos hábitos por otros más saludables como hacer ejercicio dentro de casa, leer un libro, meditar, convivir con la familia, hacer manualidades o jugar con las mascotas.

¿Qué hay de los niños?

Reducir el tiempo de pantalla  mejorará su salud y los mantendrá activos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para ello se debe reemplazar los videojuegos o el celular por actividades menos sedentarias como jugar, cantar, bailar o interactuar con hermanos o padres.  

Además, los expertos recomiendan establecer como límite dos horas al día frente a una pantalla, prohibir el uso de dispositivos durante las comida y no utilizarlos como premio o castigo. Para que los niños sigan estas reglas, los padres deberán poner el ejemplo.