Álvaro Dávila podría traer un refuerzo de última hora a la Máquina Cementera.
El presidente tendrá que realizar algo similar a lo que utilizó en el Morelia

Álvaro Dávila tendrá un reto interesante en la presidencia del Cruz Azul; comenzar a obtener recursos por la venta de jugadores.

En su intento por ganar el campeonato, La Máquina ha invertido muchos millones de dólares (más de 700 durante 23 años) en fichajes, pero ha recuperado poco al negociar a quienes no se quedan en la institución.

Esto tendrá que cambiar con la llegada debido a la pandemia del coronavirus, que no le permitirá gastar mucho dinero en fichajes.

“En Cruz Azul, veo tres estilos para tener en la plantilla. Uno es con jugadores consolidados, figuras, cracks, a los que —al ser un equipo de primera línea— los necesita”, comparte Dávila, en entrevista con El Universal. 

“El segundo es el desarrollo de jugadores hechos en la cantera. Y el tercero es con futbolistas del extranjero que tengan potencial, quienes puedan venir, crecer en un club grande, porque también necesitamos traer recursos de la venta de jugadores”.

"Cruz Azul ha sido un club que generalmente compra, pero sí tenemos que vender jugadores, porque así está marcada la pauta en el futbol internacional”.

Dávila ya conoce ese sistema que utilizó en Morelia, un equipo sin tantos recursos, pero con la nueva fórmula, el equipo necesita algunos fichajes. 

 “Se necesita apuntalar algunas zonas, sobre todo la defensa, y quizá algún delantero, sobre todo ahora que se fue [Milton] Caraglio”.

“Es prioridad darle oportunidad a Santi Giménez, quien es un súper jugador, pero sí necesitamos tener a alguien más, porque puede pasar cualquier cosa”.

Cruz Azul podría sorprender con un nuevo fichaje de última hora.