Hijos, nietos y bisnietos estuvieron presentes durante la misa que se realizó en su honor | Foto: Jordi Sifuentes
Este sábado, a las 16:00 horas, se llevará a cabo una misa de cenizas en la iglesia de Fátima

Con el recuerdo de su legado, familiares y amigos dieron el último adiós a la señora María Guadalupe Algaba Reyes, suegra del ex gobernador de Coahuila, Enrique Martínez y Martínez. Este sábado se llevará a cabo una misa de cenizas en el templo de Fátima, donde sus restos serán depositados.

Hoy se llevó a cabo la misa de cuerpo presente en honor a Algaba Reyes, que estuvo acompañada por sus hijos, nietos, bisnietos, así como otros familiares y amigos cercanos a su círculo íntimo. Entre los presentes, también hubo personajes de la política y de la iniciativa privada del estado.

El sacerdote que dirigió la celebración, señaló que la señora María Guadalupe Algaba Reyes, deja como legado una invaluable contribución para que la sociedad saltillense se encontrara con Dios, pues se doctoró en teología y daba clases a personas religiosas.

Al terminar la misa, uno de sus nietos, Enrique Martínez y Morales, dirigió un mensaje, a nombre de su familia, en agradecimiento a todas las personas presentes y recordó que una de las virtudes principales de su abuela es que siempre tuvo como prioridad a su familia.

“Agradecerle a nuestra abuela por ese ejemplo de vida, llena de amor, de felicidad, de optimismo. Nos llevamos su recuerdo sonriente a la vida. Ella consagró su vida y su espíritu, estuvo comprometida con sus hermanos, crio a sus tres hijos y a todos los consentía de una manera especial y única”, señaló Martínez y Morales.

Recordó que hace 20 años su abuela perdió a su esposo y compañero de vida, Mariano, sin embargo eso no la derrumbó y demostró que él no era su único amor, sino que también lo eran sus hijos, yernos, nietos y bisnietos.

“En mi cumpleaños siempre llegaba un pay de queso, sonaba el teléfono a las 8 y era mi abuelo para felicitarme, me hacía sentir especial, pero a todos los demás por igual. No hubo una sola piñata que se haya perdido, una graduación, primera comunión, era siempre la primera”, recordó.

Cercana a Dios, además de contar con un doctorado en teología, llevaba las cuentas de la iglesia de Fátima y los sábados acostumbraba organizar una comida familiar. Asimismo, tenía una pastelería.

“Nos deja un gran reto un gran compromiso siempre va a vivir en nuestros corazones. No debió nada a este mundo. Te vamos a extrañar mucho, pero siempre vas a vivir en nuestros corazones, vete tranquila porque luchaste por dejar este mundo mejor”.

Este sábado, a las 16:00 horas, se llevará a cabo una misa de cenizas en la iglesia de Fátima, donde serán depositadas. La próxima semana, también se realizará un trío de misas en su honor, los días martes, miércoles y jueves a las 19:00 horas.