Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, acompañado del presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez; encabezaron la ceremonia de entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos / Foto: Cuartoscuro
Fue reconocido 'por su destacada trayectoria en la promoción efectiva y defensa de los derechos fundamentales'

El doctor Héctor Fix-Zamudio recibió este lunes el Premio Nacional de Derechos Humanos 2018.

Fix-Zamudio es investigador, humanista y, por derecho propio, pilar y referente indiscutible del desarrollo y consolidación de los Derechos Humanos en México e Iberoamérica, de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

"Fix-Zamudio desechó diversos ofrecimientos de cargos públicos y nombramientos, inclusive para ser ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por su convicción y compromiso académico para seguir formando personas e investigadores dentro de la UNAM", publicó la CNDH a través de su cuenta de Twitter.

En nombre de Fix-Zamudio, el jurista Héctor Felipe Fix Fierro leyó un discurso realizado por el galardonado, en el que pidió que el nuevo Gobierno se comprometa en trabajar en pro de los derechos humanos.

"Es mi deseo y esperanza que el nuevo gobierno renueve y fortalezca el compromiso, la defensa de los derechos humanos dentro y fuera del país, recordando la importancia de la ley", afirmó.

En la ceremonia, se entregó la mención honorífica a Tita Radilla, quien es luchadora social.

En su participación, el presidente de la Comisión, Luis Raúl González Pérez, dijo que México demanda cambios y transformación.

"México demanda un cambio y una transformación, pero sustentada en el respeto a la Constitución, a las leyes, a los derechos, y a los recursos y garantías que nuestro sistema jurídico concede y reconoce a todas las personas", afirmó.

González Pérez se refirió al presidente Andrés Manuel López Obrador: "Los Derechos Humanos deben ser el eje de la cuarta transformación (...) Nuestro país no puede permitirse renunciar a la institucionalidad civil y democrática".

"La CNDH siempre ha estado del lado de la ley y de la gente. La autoridad que pretende vulnerar nuestra independencia y autonomía vulnera los principios democráticos y siembra las semillas de un autoritarismo despótico que contraviene la esencia misma de nuestra Constitución”, agregó.