Foto: Especial
El presidente de Morena, afirmó que quienes forman parte de "la mafia del poder" no pueden terminar con la corrupción pues son parte de la red de complicidades.

Ciudad.- Andrés Manuel López Obrador consideró que no demandará ante el Instituto Nacional Electoral (INE) a los presidentes del PRI, Enrique Ochoa, y del PAN, Ricardo Anaya, quienes, considera, lo atacan con calumnias en radio y televisión.

"Me consultó Horacio Duarte (representante de Morena ante el INE) si presentábamos una demanda en el INE contra los presidentes del PRI y del PAN, que por órdenes de la mafia, léase Salinas, Calderón, Claudio X. González y otros, me están atacando con calumnias en radio y televisión", publicó López Obrador en su cuenta de Facebook.

El presidente del CEN de Morena agregó que acordó no proceder "para seguir haciendo de dominio público que son iguales de ruines y canallas. Entre más me golpean estos corruptos, como decía Ponciano Arriaga, más digno me siento".

En tanto, y durante su gira por Jocotepec y Tlajomulco, Jalisco, López Obrador afirmó que "quienes se creen amos y señores de México" echaron a andar una operación de recambio, porque quieren volver a engañar. Aseguró además que "se lavan las manos" y quieren culpar del desastre nacional al presidente Enrique Peña Nieto.

"A los que se creen amos y señores de México les ha funcionado utilizar a un partido o a otro de acuerdo a lo que les conviene, cuando se les estaba cayendo el PRI, levantaron al PAN, se le acabó la levadura al PAN, volvieron a levantar al PRI".

Subrayó que los de la mafia del poder no pueden acabar con la corrupción, porque ellos son parte de la red de complicidades y componendas que existen en el país y que, si lo hacen ellos, se termina el régimen.

Dijo además que como son muchas las protestas que existen por la corrupción, se tuvieron que poner de acuerdo para "sacrificar" a dos gobernadores: uno del PRI, Javier Duarte de Veracruz, y uno del PAN, Guillermo Padrés de Sonora, "pero hasta ahí nada más, no pueden seguir adelante".

López Obrador concluyó que la corrupción no es parte de la cultura de los mexicanos, como lo declaró el presidente Enrique Peña Nieto, pues "la cultura del pueblo de México es la honestidad y es el trabajo, la corrupción tiene que ver con los de arriba, la corrupción no se da de abajo hacia arriba, sino de arriba hacia abajo".