Foto: Notimex
“¡No! Yo voy a seguir viajando igual. Se me hace ofensivo al pueblo lo que han hecho los gobernantes de México: de tener aviones de lujo y helicópteros de lujo”, afirmó López Obrador.

“¡No! Yo voy a seguir viajando igual. Se me hace ofensivo al pueblo lo que han hecho los gobernantes de México: de tener aviones de lujo y helicópteros de lujo”, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Cuestionado esta mañana en Palacio Nacional, acerca de si la emergencia ocurrida en Hidalgo el viernes pasado no le hizo cambiar de opinión sobre utilizar aeronaves gubernamentales para hacer más rápidos y seguros sus trasladados, el Presidente insistió en que no usará aviones ni helicópteros del gobierno.

Relató que el viernes pasado, estando en un hotel de Aguascalientes, fue enterado de la explosión en un ducto de Pemex en Hidalgo, por lo que decidió trasladarse al sitio en una camioneta, trayecto que le tomó cuatro horas y media.

“No voy a usar aviones y helicópteros para mi traslado, sólo en el caso de una emergencia, de algo que tenga que ver con una supervisión en Pemex, en la Secretaría de Marina. Yo espero no hacerlo.

“Les comento, estaba yo en Aguascalientes, me trasladé a Hidalgo. ¿Cuánto hice? Cuatro horas y media. ¿Cuánto hubiese hecho en un helicóptero de noche? Dos horas, porque hay que ir a donde se tome y luego donde baje uno, lo mismo.

“Estaba en el hotel y me están informando, estoy dando instrucciones y decido: vámonos, ahí está la camioneta. Y no aviso a nadie, para no traer la comitiva y luego hacer un mitin en vez de ir a trabajar como se necesitaba que, dicho sea de paso, ya estaba la comisión atendiendo, ya estaba el secretario de la Defensa, estaba el secretario de Marina, ya estaba el director de Pemex, desde luego el secretario de Seguridad Pública, ya estaban todas las autoridades”, contó López Obrador.

“Tiene sus ventajas el actuar así. Además, me vengo fijando de muchas cosas, en todo el camino vengo viendo si están abiertas las gasolinerías, vengo viendo cuánto están cobrando por la gasolina en ese trayecto, también ese es un tema importante”, añadió.

“Si me vengo en un helicóptero o en avión, ¿cuándo me doy cuenta de eso?, ¿cuándo me doy cuenta de cómo están los caminos, las carreteras?”, expuso López Obrador.

Y en ese marco, aprovechó para pedir a los concesionarios de gasolinas en el país que no abusen de aumentar los precios.

“Llamo a los concesionarios a no abusar, porque se les está entregando la gasolina a un precio bajo y tendremos la medición de los márgenes de utilidad diaria. Sabemos, y ahí no voy a dar nombres, pero, precisamente, en esa ruta (de Aguascalientes a Hidalgo) me di cuenta de unas empresas que estaban vendiendo la gasolina por encima del promedio.

“Los llamo a que cuiden los concesionarios, porque a lo mejor ellos ni siquiera lo saben, pero que nos ayuden en eso, porque no es posible que haya un precio promedio de 18.70, que ya implica una utilidad de un peso 80 centavos aproximadamente por litro y haya quienes están vendiendo la gasolina a más de 20. Se están quedando con el doble del margen promedio”, comentó el presidente.