Foto: Especial
La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados argumentó que cuando se presenten situaciones que constituyan serias amenazas a la salubridad general es acertado permitirle al ejecutivo la reasignación del presupuesto

La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados tiene listo un proyecto predictamen sobre la iniciativa del Ejecutivo en la que se permite al Presidente de la República reasignar hasta el diez por ciento del gasto público en caso de emergencia sanitaria, sin que el Congreso de la Unión tenga necesidad de intervenir.

Este es uno de los cambios que buscan realizar los integrantes de la Comisión a la propuesta original de la iniciativa enviada la semana pasada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y que ha sido duramente cuestionada por la oposición al considerar que invade facultades exclusivas de la Cámara de Diputados de aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Esta comisión considera acertado que en la legislación que regula los sistemas de programación y presupuestación del ingreso y el gasto, así como la responsabilidad hacendaria quede establecido un mecanismo que permita al Poder Ejecutivo reorientar el gasto cuando se presentan circunstancias severas de orden económico imprevistas al momento de elaboración del Presupuesto de Egresos

“Es decir, alteraciones graves al contexto en el que se realiza el proceso de presupuestación para el ejercicio correspondiente; o bien, cuando se presenten situaciones que constituyan serias amenazas a la salubridad general, como la actual pandemia Covid-19, que precise de la concentración de recursos en las áreas neurálgicas para superar el problema y sus efectos”.

Los integrantes de la comisión consideraron oportuno realizar modificaciones a la iniciativa del Ejecutivo para incluir específicamente dos disposiciones normativas necesarias para armonizarla con los preceptos constitucionales y legales que dan forma a los procesos de presupuestación y gasto en nuestra Nación.

Una de ellas es que la declaratoria de emergencia económica y la reestructuración presupuestal que ésta genera se encuentren debidamente justificadas por condiciones concretas que den cuenta de una crisis y de la necesidad de modificar sustancialmente la decisión tomada en el proceso de aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio en curso.

En segundo lugar, que, en la excepción, cuando sea declarada una emergencia, no debe cesar sino adecuarse la relación de colaboración entre poderes que implica el sistema constitucional y legal de presupuestación.

En el predictamen se considera que en caso de una emergencia, es necesario prescindir de las reglas que actualmente establece la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria para la realización de adecuaciones presupuestarias por parte del Ejecutivo, toda vez que dichas reglas están dispuestas para los casos de normalidad en donde el gasto debe ceñirse a la programación original, y, una vez alterada esa normalidad, es preciso que el gasto se redireccione de forma oportuna para atender las nuevas necesidades que plantea la contingencia.

Destacan que esa flexibilidad no debe llegar al grado de una virtual disolución de la relación constitucional de colaboración entre Ejecutivo y Legislativo para la determinación del Presupuesto de Egresos.

“Si bien, es preciso dotar al ejecutivo de capacidad jurídica para una ágil redefinición del destino del gasto en caso de emergencia, debe también existir un grado máximo en esa posibilidad después del cual sea necesario que ambos poderes resuelvan colaborativamente el nuevo diseño presupuestal para la atención de dicha contingencia”, se destaca en el documento.