La muestra se centra en la relación que tuvo el pintor con el artista Antoni Pitxot

BRUSELAS.- El Museo de Bellas Artes de Tournai, a 90 kilómetros de Bruselas, acoge hasta el 19 de abril una exposición que se propone “reconstituir el verdadero ADN” de Salvador Dalí, explorando la relación que mantenía con el también artista catalán Antoni Pitxot.

“Dalí-Pitxot, una amistad en el corazón del surrealismo” no reposa en las obras de Dalí: de éstas, el visitante no más puede apreciar una quincena de telas originales, esculturas, dibujos, grabados y libros.

Destacan “Gradiva reencuentra las ruinas antropomórficas” (1931), “El verdadero cuadro de ‘La isla de los muertos' de Arnold Böcklin a la hora del Angelus” (1932) y “El caballero de la muerte” (1934).

En cambio, se saca a la luz el talento de Pitxot, quien fue el primer director del Teatro Museo Dalí, en Figueras, y falleció en 2015, sin alcanzar la gloria del gran público.

El objetivo de la muestra, según el director del museo, Jean-Pierre De Rycke, es “descifrar la obra de Dalí por medio de su confrontación con las múltiples fuentes de inspiración que la han fundado, desde el Renacimiento hasta la época moderna, pasando por el Romantismo”.

Te puede interesar

A través de la treintena de telas de Pitxot expuestas en el local -auto-retratos, desnudos femeninos y paisajes naturales minerales- es posible reconocer la interacción entre el trabajo de los dos amigos y la influencia que ejercía sobre ambos el balneario catalán de Cadaqués, coronado por el rocoso Cap de Creus.

La muestra también presenta grandes referencias de la historia del arte que han servido como fuente de inspiración común, como “Interior metafísico”, de Giorgio de Chirico, “Claro de luna sobre el mar”, de Caspar David Friedrich, o “Campaña de Francia, 1814”, de Jean-Louis Ernest Messonier.

Sin embargo, la influencia más explícita es la del pintor italiano Giuseppe Arcimboldo, cuyo dibujo “Figura de medio cuerpo formada por utensilios de cocina” ha inspirado Dalí a producir “Cabeza de esferas a la manera de Arcimboldo”.