En el programa abordaron el tema de los partidos perdedores, de la participación ciudadana y el pobre catálogo de los candidatos. ESPECIAL
En lo político, de acuerdo con González, el gran ganador es el gobernador Miguel Riquelme, porque tendrá el control del Congreso Estatal a través de su partido, el PRI

En el análisis de la elección 2020 de diputados locales en Coahuila, en el programa Conversando con Carlos Arredondo, se habló de las consecuencias del triunfo del PRI en el aspecto político, y de las decisiones que deberán tomar los partidos perdedores: sobre todo PAN y Morena, de los que se esperaba más.

Arturo González, de Grupo Mayrán y Suriel Elizondo de esta casa editorial, hablaron de la participación ciudadana que superó las expectativas, primero por la pandemia de COVID-19, por ser una elección “huérfana”, y porque los candidatos tuvieron un pobre catálogo de propuestas, sin llegar a llamar la atención del electorado.

Pero no obstante a que el abstencionismo no fue tan marcado, sí representa una baja participación en comparación con la Lista Nominal y hace que el voto aumente su costo, porque fueron 11 partidos políticos que recibieron prerrogativas y gastos de campaña, más la operación del Instituto Electoral de Coahuila, así como el gasto de la Junta Local del INE, cada uno en su personal y la operación de sus comités distritales.

En lo político, de acuerdo con González, el gran ganador es el gobernador Miguel Riquelme, porque tendrá el control del Congreso Estatal a través de su partido, el PRI. También se menciona ya el nombre de Eduardo Olmos para ocupar la Junta de Gobierno.

Tres laguneros: Miguel Riquelme, Eduardo Olmos y Miguel Mery Ayup estarían en los tres poderes de Coahuila: Ejecutivo, Legislativo y Judicial; los tres se conocen, han trabajado juntos y han compartido proyectos de partido.

Sin embargo, Elizondo, explicó que si bien la segunda parte de la administración de Riquelme será más tersa, en realidad su partido el PRI nunca dejó de tener el control del Congreso, porque hay votaciones en las cuáles fueron favorecidos con el apoyo de Morena y PRD.

A partir de ahora los partidos deben pensar en la siguiente elección, la del 2021, cuando se eligen a nivel nacional 500 diputados federales y 15 gobernadores, pero a nivel estatal se deberán elegir 7 diputados federales y 38 alcaldes.

A Morena no le dará tiempo de reorganizarse porque siguen divididos entre las acusaciones de traición, en tanto que el PAN carece de un liderazgo que pueda convencer.