Foto: Especial
Adoptar un perro o un gato es incluir un nuevo miembro a la familia que necesita de su amor y

Llevar a casa un perro, o un gato no puede ser por un capricho, tienes que ser una responsabilidad. Piense que adoptar es ampliar con un miembro más su familia. Y recuerde que muchos amigos de cuatros patas pueden estar con usted 15 o hasta 20 años.
Prodebida quiere hacerle ocho preguntas, en forma de test, que debeplantearse antes de adoptar una mascota.

¿Por qué quiero un perro?
La primera pregunta que debería hacerse es por qué quiere tener un perro. Si la respuesta es ambigua (no lo sé), le mueve la duda (mi hijo quiere un perro pero yo no) o simplemente por un tema de moda (todos mis amigos tienen perro) debería reconsiderar su decisión. Piense que un perro puede vivir entre 15 y 20 años.

La adquisición de un perro es un compromiso de por vida. Si su idea es deshacerse de él cuando los niños crezcan o se canse de su mascota, no debería acoger por ningún motivo un animal en casa. Prodebida y muchos albergues están llenos de perros que han perdido su hogar por culpa de las decisiones impulsivas y poco responsables de sus dueños.

¿Tengo dinero para tener un perro?
Escoja un perro que se adapte a su capacidad económica. El nuevo integrante de la familia necesitará alimento; y no come lo mismo un perro pequeño que uno grande. Está dispuesto a destinar de su dinero un rubro especial para su mascota. Ellos al igual que nosotros comen, se enferman. Además, deben visitar al veterinario por vacunas o por un delicioso baño, incluida la peluquería es más costosa para un animal de pelo largo que para otro de pelaje escaso, son gastos adicionales que debe tener en cuenta.

¿Qué espacio tengo?
Antes de optar por una raza pequeña, mediana o grande observe con atención el espacio de su casa, de su patio o de su jardín y sea realista al calcularlo para decidir qué lugar será el más conveniente para su nuevo amigo. El perro necesita un sitio para dormir, lugares identificados para comer y espacio para andar. El aspecto de un perro no debe ser el único motor que determine la decisión. Además del tamaño cuenta la personalidad: hay razas más tranquilas, sociables o nerviosas.

¿Quiero ampliar la familia?
La llegada de un perro supone contar con un nuevo miembro en casa. Por ello, su personalidad debe encajar. La presencia de niños o bebés en el hogar obliga a elegir a los animales más cariñosos. Sus hábitos y aficiones también se verán alterados, por lo que debe buscar un amiguito que se adapte a su estilo de vida. Los peludos necesitan jugar, actividad física, y socializar con los demás integrantes de la casa y por supuesto con otros perros.

Si vive en familia o en pareja, considere que ellos también deberían opinar acerca de traer un perro a casa.

¿Tengo tiempo para dar uno o más paseos a la semana?
Los perros necesitan salir a pasear y jugar. Requieren de su compañía: un perro que pasa solo en la casa por largos periodos de tiempo no es feliz. ¿Y si además tiene predisposición a hacer travesuras?. ¿Y si realmente no le ve la gracia a despertarse con una pelota de tenis baboseada en su cara o con un cachorrito que decide despertarse a las 2:00 de la mañana?, quizá tener una mascota no sea la elección ideal.

¿Soy tolerante a los pelos?
Algunas razas de perros son más peludas que otras. En cualquier caso, con un animal en casa no tardan en aparecer las bolas de pelo en las esquinas, sobre el sofá y en la ropa. Por todo ello, pregúntese cómo de tolerante es a los pelos del perro. Los perros necesitan, asimismo, que se les cepille para mantener su pelaje limpio y sano. Y eso es tiempo y dedicación al animal.

¿Estoy preparado para los destrozos en la casa?
Un nuevo perro en el hogar puede causar ciertos trastornos. Algunos perros remueven la tierra de las macetas, arañan los muebles o mordisquean nuestros zapatos. Lo normal es que estas molestias desaparezcan con el tiempo, aunque a veces es necesario mucha paciencia o un adiestramiento con un profesional

¿Tengo espíritu de sacrificio?
Los paseos en pleno invierno antes de ir a trabajar, la aparición de pulgas o garrapatas y las posibles enfermedades que pueden surgir con el tiempo conllevan un gran espíritu de sacrificio y amor hacia el nuevo perro. Adquirir un animal debe implicar el compromiso de atender al perro hasta su fallecimiento.


Denuncia el maltrato animal línea telefónica 066
¡Di NO a la indiferencia!