ESPECIAL
Tobón consideró que antes de pensar en otras fuentes de abastecimiento ante la mayor demanda, se debe eficientizar la distribución

Aunque el cambio climático sí afecta la disponibilidad de agua y su filtración al subsuelo, antes de considerar fuentes alternas de abastecimiento, lo que podría agravar la sobreexplotación de los acuíferos, los organismos operadores deben priorizar temas como la promoción de la cultura del agua y eficientizar su distribución.

Gloria Tobón, presidenta de la Asociación de Usuarios del Agua de Saltillo, dijo que, de entrada, al menos para la capital coahuilense no ve qué posible fuente alterna de obtención de agua pueda haber diferente a los acuíferos, que, opinó, sufren de sobreexplotación.

VANGUARDIA publicó las declaraciones de Antonio Nerio, director de la Comisión Estatal de Aguas y Saneamiento, quien consideró que ante los efectos del cambio climático y las prolongadas sequías que se registran por falta de lluvias, se analizan proyectos de fuentes alternas de abastecimiento para el consumo humano.

“Si aumenta la temperatura global, aumenta la evaporación de agua; es algo que tiene mucho que ver, pues el agua que se infiltra a los acuíferos es relativamente poca con relación al agua de lluvia”, señaló.

Sin embargo, Tobón consideró que antes de pensar en otras fuentes de abastecimiento ante la mayor demanda, se debe eficientizar la distribución, pues actualmente, de cada 10 litros que se extraen, 4 se pierden en fugas.

Recordó que los tres acuíferos de lo que se extrae agua para Saltillo: el de Derramadero, Saltillo Sur y Saltillo Ramos Arizpe, están sobreconcesionados, por lo que no hay oportunidad de extraer agua adicional.

“Creo no va por ahí (buscar nuevas fuentes). ¿Qué nos queda? En primer lugar reducir las fugas, como en Monterrey, donde con el Proyecto Monterrey 4 uno de los requisitos de las entidades de crédito es que redujeran las fugas y lo hicieron al 25 por ciento, lo lograron”, recalcó.