Manifestación en Barcelona bajo el lema "Cataluña sí, España también", convocada por Societat Civil Catalana, Espanya i Catalans y otras entidades contrarias a la independencia con motivo del Día de la Fiesta Nacional. Foto: EFE
Con el grito "Puigdemont a prisión", algunos manifestantes también mostraron su enfado con el jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont.
Las dos partes deberían hablar, pero no sobre la independencia sino sobre una mayor autonomía para Cataluña"...
María Elena, una jubilada que participó en la manifestación

Miles de personas salieron hoy a la calle en Barcelona para celebrar la Fiesta Nacional y reivindicar la unidad de España en plena tensión independentista en Cataluña, dos días después de que el Gobierno regional dejara en suspenso una declaración de secesión que mantuvo en vilo a todo el país.

La movilización, convocada por la entidad anti independentista Sociedad Civil Catalana (SCC), avanzó por el centro de la capital catalana bajo el lema "Catalunya sí, Espanya también" y con consignas como "España, unida, jamás será vencida" o "¡Viva España!”.

Con el grito "Puigdemont a prisión", algunos manifestantes también mostraron su enfado con el jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, quien el martes intervino en el Parlamento regional para declarar la independencia y suspender sus efectos instantes después para abrir un periodo de mediación y diálogo con Madrid.

Ahora, el país espera su reacción tras el requerimiento que le hizo el miércoles el Gobierno español de Mariano Rajoy para que aclare si declaró o no la secesión y, en caso de que así fuera, tomar medidas.

Manifestación en Barcelona bajo el lema "Cataluña sí, España también", convocada por Societat Civil Catalana, Espanya i Catalans y otras entidades contrarias a la independencia con motivo del Día de la Fiesta Nacional. Foto: EFE

"Las dos partes deberían hablar, pero no sobre la independencia sino sobre una mayor autonomía para Cataluña", dijo a dpa María Elena, una jubilada que participó en la manifestación de hoy.

La marcha congregó en total a unas 65,000 personas, según la Guardia Urbana de Barcelona, una cifra que supera con creces las de años anteriores. Entre los asistentes hubo miembros del Partido Popular (PP) de Rajoy y del partido liberal Ciudadanos, entre ellos, su líder en Cataluña -y jefa de la oposición-, Inés Arrimadas.

"Firmeza democrática ante el golpismo delirante", pidieron los manifestantes en un manifiesto leído en la Plaza de Cataluña, en el corazón de la ciudad. "Cataluña es España y España es Cataluña. Todos juntos, democrática y pacíficamente, deicidiremos nuestro futuro”.

La movilización tiene lugar seis días después de una gran e histórica marcha a favor de la unidad de España en el centro de Barcelona, que congregó a un millón de personas, según los organizadores, y a 350.000, según la Guardia Urbana de Barcelona.