Foto: Especial
Advierten lugareños que no permitirán las obras; amparos están vigentes, aseguran

Cuernavaca.— La Asociación de Usuarios del Río Cuautla (Asurco) advirtió que cualquier intento del gobierno federal por reiniciar las obras en la termoeléctrica de Huexca enfrentará la resistencia de las comunidades de la zona oriente, principalmente de aquellas que consideran que resultarían afectadas con la toma de agua para operar la planta.

“Eso jamás lo permitiríamos. Como presidente de usuarios del río Cuautla, no lo permitiremos. Eso sería tanto como entrar a una situación de ventaja y una actuación totalmente autoritaria”, dijo el presidente de la agrupación, Rogelio Plascencia Barreto.

El representante social sostuvo que, desde el jueves pasado —cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, anunciaron el reinicio del Plan Integral Morelos (PIM) por la conclusión de los amparos—, se desató la confusión en las comunidades afectadas, porque los pobladores tienen conocimiento de que los amparos promovidos por los ejidatarios siguen vigentes.

Foto: Especial

En el seguimiento del caso, abundó, no se conocen fallos de jueces o de otras instancias respecto a los amparos que fueron presentados por los ejidos afectados por la toma de agua para operar la planta termoeléctrica.

La declaración del titular de la asociación surgió ante la especulación de que, en los próximos días, personal de ingeniería retornaría los trabajos en la Central de Ciclo Combinado de Huexca, y concluiría los últimos 300 metros del acueducto de 13 kilómetros de longitud para conectarla a la planta termoeléctrica.