Foto: Especial
En Kinsasal, habitantes visitaron el misterioso monolito metálico, de unos 3.6 metros de alto, para tomarse fotografías con él y discutir su origen; pero al final le prendieron fuego y lo destruyeron

El último de una serie de misteriosos monolitos metálicos que en los últimos meses han sido vistos en diferentes partes del mundo, apareció este fin de semana en circunstancias misteriosas en el barrio de Bandal en Kinsasa, capital de la República Democrática del Congo.

La estructura plateada, de unos 3.6 metros de alto, apareció el domingo 14 de febrero. Tres días después, el misterioso monolito atrajo a una multitud de vecinos que, si bien en un primer momento se tomaron selfis con él y discutieron pacíficamente su posible origen, finalmente terminaron destruyéndolo con palos y prendiéndole fuego.

“Nos despertamos y vimos este triángulo metálico. Nos sorprendió, porque es un triángulo que vemos a menudo en documentales sobre masones o illuminati”, dijo a Reuters un residente local, Serge Ifulu.

En meses anteriores, han aparecido pilares similares en distintos lugares de Estados Unidos, España, Paraguay, Polonia y otros países, dando lugar a teorías de conspiración y comparaciones con los monolitos alienígenas de la película de de Stanley Kubrick, 2001: Una odisea del espacio (1968).

Las autoridades congoleñas aún no han aclarado las circunstancias de la misteriosa aparición del monolito en Kinsasa, aunque la intervención extraterrestre no parece una explicación plausible, pues algunos lugareños aseguran haber visto a un grupo de desconocidos cavando un agujero justo el día antes de que apareciera la estructura.