Senado de la República | Foto: Especial
En palabras de Ricardo Monreal, la reforma busca "dar paso a una nueva funcionalidad de la Suprema Corte"

CIUDAD DE MÉXICO.- Con 83 votos, en los que Morena y sus aliados sumaron votos del PAN, PRI y PRD, el pleno del Senado aprobó la primera reforma al Poder Judicial Federal, desde la que se realizó en el sexenio de Ernesto Zedillo, y cuatro senadores panistas, uno de Morena y los de Movimiento Ciudadano aportaron 13 votos en contra, y destacaron que el proyecto tiene como base una iniciativa del presidente de  la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, redactada de espaldas a los otros ministros.

El coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano (MC), Dante Delgado Rannauro,  al inicio del debate advirtió que esperaba "un ejercicio de congruencia y responsabilidad de la mayoría de los senadores del PAN y del PRI, y que rectifiquen su posición, o de lo contrario, en los hechos, estarán disolviendo el Bloque de Contención, que hasta hoy ha sido uno de los últimos diques para mantener el equilibrio de poderes en México".

Dijo que "Movimiento Ciudadano no puede acompañar esta reforma que raya en un acto de rapiña constitucional, donde se pretende trastocar el Federalismo y los derechos de los particulares, donde se busca secuestrar al Poder Judicial y no aportarle a las y los mexicanos herramientas reales de acceso a la justicia".

Por su parte, el coordinador de Morena, Ricardo Monreal Ávila dijo que la reforma al Poder Judicial Federal, con cambios a la Constitución busca "dar paso a una nueva funcionalidad de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), más ágil, segura de mayor calidad para el justiciable, para quien acude a los tribunales".

Expuso que se busca que esta reforma "abona contra el nepotismo y la corrupción y los intereses creados, dado que hay verdaderos circuitos de poder", y comentó que "se crea una Escuela Judicial para la formación de jueces magistrados con mayor criterio en la impartición de justicia".

La reforma al poder Judicial toca los artículos 94, 96, 97, 99, 100, 103 y 107 de la Constitución, y enseguida de su votación en lo general se abrió la discusión de reservas.

El senador Juan Zepeda Hernández (MC) preguntó a los otros grupos del Bloque de Contención: "¿cuántas órdenes de aprehensión les exhibieron de ayer a hoy para convencerlos de votar a favor?".

El morenista Germán Martínez Cázares presentó un voto particular acusó que "hay un juez que no quiere que se limpíe la casa de los jueces", y señaló en torno de este proyecto ha habido intromisiones interesadas, y encuentra temas que contravienen el derecho, y de ello se quejará ante el relator de las Naciones Unidas.

"No quiero un  monarca en el poder Judicial", dijo, a la vez de que planteó que en esta divergencia, al ser el único senador de Morena que va en contra, "he tenido la libertad plena de  parte de Ricardo Monreal".

Emilio Álvarez Icaza (sin partido) dijo que el proyecto de reforma "ni con los ministros se discutió y va contra algunas recomendaciones del relator de ONU para la independencia de jueces y magistrados".

Señaló que "el procedimiento legislativo de esta iniciativa deja mucho que desear, pues no se escuchamos magistrados y jueces, sólo a los asesores del presidente de la Corte".

Esta reforma, dijo Alvarez Ocaza, pareciera que es un  pago de favores, a la presidencia de la Corte, luego de que se aprobó la Consulta Popular inconstitucional en materia de expresidentes de la república.