Visitantes en el "Hotel Internacional Trump", en Washington, fueron saludados con un mensaje provocativo el lunes por la noche

El artista y cineasta Robin Bell, dijo que el proyectó esas palabras en la fachada del hotel, desde una camioneta del otro lado de la calle, esperando llamar la atención por las acusaciones de que el presidente Donald Trump, está permitiendo que líderes extranjeros paguen el acceso de quedarse en una propiedad de Trump a solo unas cuadras de la casa blanca.

Bell también proyectó el texto: "Bienvenidas remuneraciones", (haciendo alusión a oficiales de Estados Unidos que aceptan regalos extranjeros), en la fachada del hotel junto a las banderas de: Turquía y Rusia.

¿Esto es un allanamiento o quizá fundamenta una demanda civil? Esto acaba con que la respuesta es probablemente no.

Así como: los mensajes anti-Trump, manifestantes anti-islamicos proyectando una caricatura de Mahoma en un muro de una mezquita, manifestantes antiabortos proyectando una imagen de un feto abortado o sindicatos proyectando mensajes  en los muros de los negocios de los cuales ellos protestan.

El juez Jerome Tao, escribió una opinión acertiva:

Los dueños argumentan que un halo de luz, es por sí mismo algo tangible, e invade propiedad real. Y que la luz constituye allanamiento, por qué  la luz está compuesta por “partículas” que son capaces físicamente de introducirse en sus propiedades.

Sin embargo aunque es algo “tangible” no parece ser para mí un  claro cuestionamiento legal. Afirma el juez.

Yo añadiría que sería difícil de mostrar que el mensaje proyectado es una “molestia” en el sentido legal de la palabra.

Sin embargo me parece correcto decir, que en la ley aún no está definido este tipo de actos dentro de la legislación y se debería profundizar en la teoría del allanamiento.

Con información de The Washington Post