fotos: OMAR SAUCEDO
A falta de fiestas patronales, dueños de juegos mecánicos que por más de un año estuvieron inactivos, buscan reactivar su negocio colocando sus atracciones en baldíos de colonias del oriente de la ciudad

La pandemia por el COVID-19 que dejó meses sin trabajar al gremio de los juegos mecánicos en Saltillo, adicional a la cancelación de la Feria Regional y las fiestas patronales, obligó a algunos concesionarios a montar “mini ferias” en medio de la ciudad para reactivar su economía.

Aunque no todos los comerciantes cuentan con los permisos de operación que exigen los reglamentos municipales o de Protección Civil, han decidido montar el Dragón, Tazas, Rueda de la fortuna, Carros chocones, Carrusel y demás juegos mecánicos en predios particulares en medio de bulevares al oriente de la ciudad.

Negocios como el de “Atracciones Lucy” en Saltillo, señaló que durante la pandemia hubo quienes pusieron en venta sus juegos mecánicos, las estructuras o las bases de éstos, para sobrevivir a la contingencia que detuvo su trabajo.

Otros comerciantes se dedicaron a actividades ajenas a las que antes “les daban que comer”, ahora intentando reactivar el negocio que por años educó a sus hijos y les llevó un pan a su mesa.

Uno de los operadores de las máquinas aseguró que al no tener fiestas patronales a dónde acudir, ferias o demás eventos donde se destinaba un espacio para montar las estructuras de metal con dibujos animados, han decidido reunirse para ofrecer en conjunto un espacio para la diversión de chicos y grandes.

“Sí mantenemos los protocolos como el cubrebocas o usar gel antibacterial, pero apenas estamos sacando dinero para darles el mantenimiento que no tuvieron los juegos durante el último año, y buscar eventos donde sí podamos acudir”, comentó.