Foto: Archivo
Cálculos señalan que la ATF permitió que al menos 2 mil 500 armas fueran compradas ilegalmente y transportadas a México

CIUDAD DE MÉXICO.- Las armas del operativo “Rápido y Furioso” se utilizaron en al menos 69 asesinatos cometidos en México en los estados de Sonora, Chihuahua, Sinaloa, la Ciudad de México y otros nueve estados del país, revelaron documentos del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Los documentos muestran que de las 94 armas de fuego que formaron parte del fallido operativo y que pudieron ser recuperadas por las autoridades, 20 fueron identificadas como “implicadas” en hechos
violentos.

La operación “Rápido y Furioso”, fue iniciada por la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) de Estados Unidos en el año 2009 para vender armas a presuntas bandas de criminales y dejarlas pasar hacia la frontera mexicana con el objetivo de poderlas rastrear y darles seguimiento, esperando identificar a los responsables del tráfico, sin embargo, cientos de estas armas fueron robadas y cayeron en manos de integrantes de cárteles de la droga.

Cálculos señalan que la ATF permitió que al menos 2 mil 500 armas fueran compradas ilegalmente y transportadas a México.

De acuerdo con los documentos obtenidos a través de una petición hecha el 17 de marzo a la ATF a través del llamado Sistema Libre de Acceso a la Información (FOIA, por sus siglas en inglés) por parte del sitio estadounidense Judicial Watch, estas armas estuvieron involucradas en al menos cinco matanzas en territorio mexicano.

Una de estas armas, un fusil 7.62 mm, fue recuperado en Tlatlaya, Estado de México, donde el 30 de junio de 2014 fueron presuntamente ejecutados 22 civiles a manos de elementos del Ejército.

El 22 de mayo de 2015 se recuperaron otros dos fusil 7.62 mm luego de un tiroteo en el Rancho El Sol, en Michoacán, donde murieron 42 presuntos integrantes de un cártel y un elemento de la Policía Federal.

El  7 de agosto del año pasado, un fusil de 7.62 mm se encontraba entre las cinco armas de fuego recuperadas en Parral, Chihuahua, de un vehículo robado abandonado en el que se encontraron tres acribillados.

El 29 de enero de 2013, un fusil de 7.62 mm fue incautada en Hostotipaquillo, Jalisco, tras relacionársele con el asesinato del jefe de la Policía Municipal, Luis Lucio Astorga y su escolta.

En números

- Los estados que, en números totales, tienen más víctimas por asesinato en estos cuatros primeros meses de 2016 son el Estado de México, con 728; Guerrero, 692; Jalisco, 396; Michoacán, 371; y Chihuahua, 364.

- Sin embargo, si se hace el cálculo de la tasa por cada 100 mil habitantes, Colima, con 206 casos en cuatro meses y 650 mil habitantes, es la entidad con mayor número de víctimas: 31.6 por cada 100 mil habitantes.

Con información de Agencias