Foto: Cuartoscuro
Este lunes, integrantes de la comunidad LGBTTTI clausuraron de manera simbólica las instalaciones de la Curia del Arzobispado de México, en demanda del cese de declaraciones, que a su consideración incitan a la discriminación

CIUDAD DE MÉXICO.- Integrantes de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual dijeron haber acordado una mesa de trabajo con la Arquidiócesis de México, para elaborar un texto que sea incluido en la Constitución de la capital con el fin de evitar la discriminación hacia este sector de la población; pero cinco horas después el arzobispado desconoció el encuentro con un religioso.

En un comunicado la Arquidiócesis aclaró que el padre Álvaro Lozano Platonoff, quien recibió a una comitiva de esta comunidad, “no es el vocero del cardenal Norberto Rivera Carrera y, por lo tanto, no tiene ninguna representatividad. Sus disculpas hacia dicha comunidad fueron a título personal y no del semanario, ni de la Arquidiócesis de México y mucho menos de la Iglesia católica en general, puesto que nunca se les ha ofendido”.

Este lunes, integrantes de la comunidad LGBTTTI clausuraron de manera simbólica las instalaciones de la Curia del Arzobispado de México, en demanda del cese de declaraciones, que a su consideración incitan a la discriminación.

Álvaro Lozano Platonoff, director de la Comisión de Cultura del Arzobispado de México, salió al encuentro de los manifestantes y dijo que se deben buscar caminos de diálogo. “Yo, como sacerdote, pido perdón por todas la veces en las que hemos actuado mal y hemos hecho que la gente se sienta mal”.

Ante esta declaración el órgano eclesiástico indicó que a través del semanario Desde la fe se ha dado a conocer la postura de la Iglesia católica sobre las uniones entre personas del mismo sexo “y nunca se ha hecho de manera irrespetuosa. Por lo tanto, la Oficina de Comunicación Social, que está a cargo de este periódico, no se retracta ni se disculpa con esta comunidad”.