Reporte. El niño dijo que hombres enmascarados le colocaron los explosivos y lo enviaron a la zona. Foto: Especial
Agentes logran evitar que un niño detonara su cinturón explosivo en la ciudad de Kirkuk

IRBIL.- Un niño que se disponía a cometer un atentado suicida en la ciudad norteña de Kirkuk fue detenido antes de que pudiera detonar su cinturón explosivo, informó la Policía iraquí ayer.

Imágenes transmitidas por la televisora local Kurdistán 24 TV muestran a varios agentes arrestando al niño mientras dos hombres le cortan un cinturón explosivo.

Tras retirarle los explosivos, el menor detenido fue trasladado en una patrulla a una comisaría.

“El niño dijo al ser interrogado que lo secuestraron hombres enmascarados que le colocaron los explosivos y lo enviaron a la zona”, dijo el agente de inteligencia, Chato Fadhil Humadi.

El niño fue detenido el domingo por la noche, una hora después de otro ataque suicida en una mezquita chií de la ciudad, explicó el vocero del departamento de la Policía de Kirkuk, el coronel Avrasiya Kamil Wais.

En ese ataque murió el agresor y dos personas resultaron heridas.

Humadi añadió que el niño fue desplazado de Mosul, que continúa en poder del grupo ISIS, por operaciones militares recientes en la zona. Llegó a Kirkuk hace una semana, dijo Humadi.

La Policía dio a conocer el nombre del menor, pero se prefirió no identificarlo debido a que puede ser víctima de abusos o sospechoso de crímenes violentos.

La agencia noticiosa Aamaq, del grupo ISIS, se hizo responsable de la bomba en la mezquita, pero no hizo declaraciones sobre el niño.

Kirkuk, una ciudad rica en petróleo al Norte de Irak, es reclamada tanto por el Gobierno central de Bagdad como por los kurdos en el País.

Las fuerzas de seguridad iraquíes se retiraron de gran parte de Kirkuk y las fuerzas kurdas conocidos como los peshmergas tomaron el control de la ciudad.
Desde entonces, los milicianos chiíes también se han instalado en los alrededores de la ciudad.