Navalny dio a conocer la grabación de una llamada telefónica que le hizo a un hombre al que identificó como Konstantin Kudryavtsev quien reveló la manera en que fue envenenado. ESPECIAL
Sobol ha negado las acusaciones e insistió en que ella no violó ninguna ley al llamar a la puerta del apartamento

MOSCÚ. - Una importante colaboradora del líder opositor ruso Alexei Navalny fue detenida el viernes tras haberse aparecido a la puerta de un presunto agente de seguridad que reveló inadvertidamente detalles del presunto envenenamiento de Navalny con una neurotoxina de la era soviética.

Lyubov Sobol, una importante figura de la Fundación Anticorrupción de Navalny, fue detenida por 48 horas luego de un día de interrogatorio por cargos de invasión violenta de morada. Eso sigue al intento de Sobol el lunes de ingresar al apartamento en Moscú del presunto agente, a quien Navalny previamente había engañado para conseguir que describiese los detalles del envenenamiento.

Sobol ha negado las acusaciones e insistió en que ella no violó ninguna ley al llamar a la puerta del apartamento. Mientras Sobol era interrogada, el comité investigador del estado emitió una declaración en la que la acusó de invasión de morada— cargos que sus colegas también rechazaron.

Esta semana, Navalny dio a conocer la grabación de una llamada telefónica que le hizo a un hombre al que identificó como Konstantin Kudryavtsev y describió como un miembro de un grupo de agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB) que presuntamente le envenenó con la neurotoxina en agosto y entonces trató de encubrirlo.

Navalny, que se recupera en Alemania, dijo que llamó al individuo horas antes de que el grupo investigador Bellingcat publicase un informe en el que dijo que agentes del FSB con entrenamiento en armas químicas lo siguieron durante años y estaban cerca cuando él fue envenenado.

En la llamada, Navalny se hizo pasar por un funcionario de seguridad y engatusó a su interlocutor para que compartiese detalles de la presunta operación de envenenamiento y admitiese que estuvo involucrado en el “procesamiento” de la ropa interior de Navalny para que “no hubiese rastros” de veneno.

Navalny se sintió enfermo durante un vuelo en Rusia el 20 de agosto y fue trasladado a Berlín dos días más tarde, aún en estado de coma. Laboratorios en Alemania, Francia y Suecia y análisis realizados por la Organización de Prohibición de Energía Atómica determinaron que fue expuesto a una neurotoxina de la era soviética.

Las autoridades rusas han negado vehementemente haber estado involucradas en el envenenamiento y el FSB dijo que la grabación dada a conocer por Navalny era una falsificación.