Pérdida. Gerardo R., 35 años, se dirigía el pasado viernes a casa de un amigo cuando sufrió el accidente que le causó traumatismo craneoencefálico. ULISES MARTÍNEZ
El hoy occiso fue embestido el pasado 12 de febrero tras no escuchar a la locomotora, pues sus audífonos con alto volumen le impidieron hacerlo

Tras haber sido arrollado por el tren el pasado 12 de febrero, Gerardo R., 35 años, perdió la vida la mañana de ayer domingo, en las instalaciones del Hospital General, víctima de las lesiones que sufrió ese día.

Gerardo presentaba un traumatismo craneoencefálico severo tras haber sido golpeado y arrastrado por el tren la tarde del pasado viernes, siendo atendido por el personal de la Secretaría de Salud y trasladado a las instalaciones del Hospital General.

Los hechos se registraron en la calle Vicente Rodríguez en la colonia Julieta Pérez Arreola, donde el finado cruzó las vías del tren para ir a casa de unos amigos, pero no escuchó la locomotora debido a que llevaba puestos los audífonos y con un volumen alto.

La máquina lo impactó y al caer él al suelo sufrió un golpe grave en la cabeza, siendo vecinos que presenciaron los hechos quienes rápidamente se acercaron a auxiliarlo e hicieron el llamado al Sistema Estatal de Emergencias 911 para solicitar la presencia de una ambulancia.

A los pocos minutos, arribó una unidad de la Secretaría de Salud Estatal con paramédicos quienes le brindaron los primeros auxilios a Gerardo, y fue llevado de urgencia al Hospital General de Saltillo donde perdió ayer la vida.

El cuerpo será trasladado a las instalaciones del Semefo donde se determinará por medio de la necropsia las causas de la muerte y posteriormente se entregará a los familiares.