Especial
Teresa Lino Bello de la sociedad Tamachichíjhuatl fue la única convocada por el Instituto de los Pueblos Indígenas

 CIUDAD DE MÉXICO.- Las artesanías mexicanas han sido reproducidas por marcas como como Mango, Nestlé, Carolina Herrera y Louis Vuitton, entre otras, pero sin la autorización de los creadores, por ello legisladores derogaron un artículo y modificaron otros tres de la Ley Federal del Derecho de Autor. Sin embargo, se hizo sin tomar en cuenta a los artesanos.

El Universal convocó a cuatro artesanos creadores de diferentes partes del país: Mariano Sosa, del Centro de Arte Textil Zapoteco Bii Dauu (Teotitlán del Valle, Oaxaca); Amanda Sánchez, de la sociedad Tixinda (Pinotepa de Don Luis en la Costa Chica, Oaxaca); Adalberto Flores, artesano de Tenango de Doria, Hidalgo, y a Teresa Lino Bello, de la sociedad Tamachichíjhuatl (Hueyapan, Puebla).

De los cuatro entrevistados, sólo Lino Bello dijo que sí había sido convocada por el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) para que participara en una mesa sobre cultura pero no hubo seguimiento.