ESPECIAL
Ante la buena acogida de la muestra, pues los espectadores dijeron “sentirse vivos”

CIUDAD DE MÉXICO.- Un hombre-ave que parece tener la mirada fija en la libertad, un caracol que se desprende lentamente de su caparazón, una lámpara que contiene gotas de lava roja en movimiento, un cuadro con pedazos de papel de colores y una especie de maceta con flores que se entrelazan y se apoyan.

Éstas son las imágenes que llegaron, durante la cuarentena motivada por el covid-19, a la mente de los cinco artistas mexicanos que participarán hoy en el proyecto “Lazzaro. El arte no duerme”, las cuales inspiraron obras como Nueva normalidad, de Juan Iván González de León; Señor Gaudencio, de Yupica; Tiempo suspendido, de Alejandro Pérez-Tamayo; Ritos abstractos, de Mario Núñez, y Micelio, añoranza de crianza colectiva, de Mayte Tojim, respectivamente.

Realizada por primera vez el 17 de mayo pasado en Roma y Nueva York, mientras los museos y galerías aún estaban cerrados, la exposición colectiva internacional “Lazzaro. El arte no duerme” coloreó con la proyección de obras de diversos artistas espacios públicos como calles, plazas, patios, jardines y monumentos, obligados al silencio en los últimos meses.

Ante la buena acogida de la muestra, pues los espectadores dijeron “sentirse vivos”, sus creadoras Laura Mega y Claudia Pecoraro decidieron hacer una nueva edición e iluminar de nuevo las calles del mundo, con las piezas de 60 artistas internacionales confeccionadas durante el encierro.

La proyección abarcará ahora las ciudades de Bangkok, Estambul, Riga, Roma, Milán, Londres, Nueva York, Lima y Ciudad de México. Comenzará en Bangkok, la urbe más al este, y seguirá una ciudad tras otra, teniendo en cuenta la diferencia de horarios.

En la capital azteca, detalla Mayte Tojim, se llevará a cabo hoy, a las nueve de la noche, en dos sedes: sobre el Edificio JC (Edificios Condesa), en la esquina de las calles Agustín Melgar, Mazatlán y Veracruz.