Especial
La FGR detalló en un comunicado que la Procuraduría Fiscal de la Federación formuló una acusación por defraudación fiscal equiparable

La Fiscalía General de la República (FGR) aseguró que aunque el empresario argentino Carlos Ahumada haya sido liberado, el proceso para su extradición continúa, pues no ha sido exonerado del delito del que le acusa. 

La FGR detalló en un comunicado que la Procuraduría Fiscal de la Federación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), desde la administración anterior, formuló una acusación por defraudación fiscal equiparable, ante el Ministerio Público Federal (MPF) contra el empresario por haber omitido su declaración anual del Impuesto Sobre la Renta (ISR), correspondiente al ejercicio fiscal 2012, dejando de pagar más de un millón 400 mil pesos.

La dependencia, a cargo de Alejandro Gertz Manero, indicó que el procedimiento de extradición inició desde agosto de 2018 durante la administración de Enrique Peña Nieto, por lo que continuará su curso normal, en el que la FGR hará uso del plazo de 60 días para entregar de manera formal la solicitud correspondiente, en los términos del tratado de extradición entre Argentina y México.

La Fiscalía señala que fue en marzo de 2017 cuando la entonces Procuraduría General de la República (PGR) "ejercitó acción penal ante el juez Décimo Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales en Ciudad de México, quien libró la orden de aprehensión en contra de Carlos 'A'; ya en la presente administración, en que se retomaron todos los casos atrasados en materia de defraudación fiscal, se solicitó a Interpol la alerta conocida como “Ficha Roja” en contra de dicha persona". 

Posteriormente, Interpol realizó sus tareas de rastreo y en razón de ello, la División de Investigación Federal de Fugitivos de Buenos Aires, de la República Argentina, lo detuvo el 16 de agosto; mientras que el 18 de agosto de mismo mes fue liberado. 

Al respecto, la FGR informó que el empresario no puede ausentarse de su domicilio por un período mayor a 24 horas sin dar aviso al tribunal, presentarse dentro de los primeros cinco días de cada mes ante el mismo juzgado y tiene la prohibición de salir de Argentina.