Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México / Foto: Especial
La sala consideró que en la mañanera del 23 de diciembre pasado sí hubo propaganda

CIUDAD DE MÉXICO.- Las críticas del presidente Andrés Manuel López Obrador emitidas contra la alianza Va por México (PAN, PRI y PRD) en una mañanera, no violaron la ley electoral, determinó la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

La sala consideró que en la mañanera del 23 de diciembre pasado sí hubo propaganda gubernamental; sin embargo, no implica sanción alguna, ya que no incurrió en una ilegalidad.

El 23 de diciembre, a pregunta expresa sobre la alianza, el Jefe del Ejecutivo federal dijo que  los partidos políticos y organizaciones  en contra de su gobierno quieren quitarle el presupuesto a los pobres.

En sesión pública y virtual, los magistrados atendieron la instrucción de analizar el asunto y determinar si en la conferencia hubo propaganda gubernamental, vulneración al principio de imparcialidad y uso indebido de recursos públicos.

El magistrado Luis Espíndola presentó un proyecto en el cual expuso que no hubo propaganda gubernamental alguna.

Sin embargo, el magistrado Rubén Lara consideró que sí existió, pues el Mandatario hizo referencia a la entrega de apoyos a  la sociedad, ello en el marco de los programas sociales. 

"Estas manifestaciones están encaminadas a difundir obras de gobierno (...)  Sí es propaganda gubernamental, aunque no ilícita", consideró. 

Por su parte, la magistrada Gabriela Villafuerte coincidió en que se trató de propaganda  no ilegal, pues el Presidente se refirió a un tema electoral al hablar de la Alianza Va por México y de que la oposición busca que Morena deje de tener la mayoría en la Cámara de Diputados.

Por unanimidad, la sala consideró que no existió infracción consistente en promoción personalizada, vulneración al principio de imparcialidad y uso indebido de recursos públicos. 

También resolvió, por unanimidad, la inexistencia de infracciones en materia electoral atribuidas al  Ejecutivo y a otros actores del servicio público, derivados de los eventos en marzo (100 días de gobierno) y julio (informe de gobierno) de 2019.

Esta sala se había pronunciado sobre ambos temas, señalando propaganda gubernamental. Sin embargo, la Sala Superior del TEPJF revocó la sentencia sobre la base de que los informes del Presidente en 2019 no son un ejercicio de rendición de cuentas, sino propaganda. 

Por ello es que se ordenó a la Sala Regional Especializada dictar una nueva sentencia y analizar lo que fue el informe de 100 días de gobierno de la actual administración federal y el que se realizó el 1 de julio de 2019, conocido como AMLOFest.