Especial
Laredo indicó que además de que su padre no recibió la atención médica inicial por parte de la aseguradora, tuvieron que sortear las incomodidades que implica un hospital del IMSS

Mala experiencia vivió un ciudadano con la empresa de seguros La Latinomericana, que dejó a su suerte a uno de sus asegurados y a la víctima de éste durante un accidente vial. Héctor Laredo narró que el domingo pasado por la tarde un taxista atropelló a su padre en la calle Obregón, y ahora solicita que la empresa se haga responsable de la atención médica, tratamientos y medicamentos que debe de recibir, pues quedó muy lastimado, con la nariz fracturada y un ojo golpeado, entre otros hematomas.

“A mí me hablan por teléfono, salimos corriendo y nos tardamos como 15 ó 20 minutos para llegar (al sitio del accidente); cuando al fin llegamos, lo vemos (a su padre) en el piso, tirado, lleno de sangre y un escándalo de gente”, detalló.

El trabajador del volante responsable, añadió Laredo, sí contaba con su póliza de seguro y su licencia de manejo vigentes.

Afortunadamente, dijo, alguien ya había llamado a la Cruz Roja, por lo que una ambulancia de esa institución arribó al sitio y llevó a su padre, de 81 años de edad, a una institución hospitalaria del IMSS.

Agregó que se le llamó a algún ajustador de la empresa seguros La Latinoamericana para que tomara conocimiento del percance y respondiera por los daños causados (en este caso a la integridad física de su padre), sin embargo, nunca llegó algún representante de la compañía citada.

“A lo mejor el ‘puente’ o no sé, pero ahí anda uno esperando a que llegue el ajustador porque el otro hombre pagó su seguro y todo; tenía su póliza vigente, pero no llegó el ajustador y al señor (taxista) se lo llevaron a la cárcel”, señaló.

 

Laredo indicó que además de que su padre no recibió la atención médica inicial por parte de la aseguradora, tuvieron que sortear las incomodidades que implica un hospital del IMSS. Actualmente su padre ya está en su casa, sin embargo, se le deberán de hacer estudios médicos más a fondo, a fin de descartar alguna lesión oculta y que pudiera no estarse manifestando.

“Parece que son muy superficiales (las lesiones), pero mi padre sí está muy lastimado, se ven muy feas las imágenes, están terribles”, expresó el ciudadano. Dijo que además, el asegurado (taxista) tuvo que ser ingresado a la cárcel, pues el seguro no estuvo para hacerse cargo de los daños y de su asistencia jurídica.

“Yo no tengo ningún inconveniente en que al señor lo saquen (de la cárcel), pero no sé cuál es el procedimiento y ahorita tengo que atender a mi padre; a mí la persona en la cárcel en nada nos va a ayudar”, subrayó Laredo.

Se desconoce si hoy (martes) que es día hábil, Laredo retomará el caso y exigirá a la aseguradora que se haga cargo de las atenciones médicas que su padre requerirá en estos días, luego de ser valorado en el IMSS.