Foto: Excélsior
El presidente Andrés Manuel López Obrador dice que no falta combustible; asegura que lo que está fallando es la estrategia de abastecimiento en el país

CIUDAD DE MÉXICO. La vigilancia en las zonas donde se realiza el abastecimiento de las pipas que distribuyen el combustible será reforzada con 900 militares que se unirán a los cuatro mil policías militares desplegados desde diciembre para el combate al huachicoleo.

En su conferencia matutina de ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que, si bien no hay amenazas a las instalaciones de Pemex, se seguirán implementando estrategias para evitar el robo de combustibles y, de ser necesario, se cambiaría todo el sistema de distribución.

El mandatario aseguró que “hay gasolina suficiente” para cubrir la demanda y que el desabasto se ha magnificado. El problema, dijo, es el sistema de distribución.

Fuerzas Armadas tomaron ayer el control de refinerías de Guanajuato, Nuevo León y Tamaulipas, así como de las terminales del Estado de México.

La Unión de Gasolineros de Oaxaca, delegación Sureste, advirtió que el abasto en el suministro de combustible está en riesgo debido a la escasa reserva que tiene la Terminal de Almacenamiento y Reparto (TAR) de Pemex, ubicada en el municipio de Santa María El Tule.

Refuerzan lucha contra el huachicol

El Presidente asegura que sí hay gasolinas, sólo que se han presentado problemas con la distribución en algunos puntos del país; en Oaxaca ven en riesgo el abastecimiento.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que se ha magnificado el desabasto de combustible en el país, ya que “hay gasolina suficiente” para cubrir la demanda, sólo que el problema es la distribución en algunos puntos del territorio nacional.

Bajo la advertencia de “a ver quién se cansa y recuerden que soy perseverante”, aseguró que pronto se normalizará el abasto de gasolinas en donde ha escaseado y explicó a los ciudadanos que la falta de éstas obedece a los cambios que se efectúan desde diciembre pasado en el sistema de distribución del combustible, con el fin de impedir la ordeña.

Dijo que otra de las razones por las cuales hubo desabasto, como en Guanajuato, fue por el operativo contra el robo de combustibles, pues al reducirse significativamente esta práctica, los huachicoleros se han quedado sin el producto, pues las válvulas que abastecían “los ramales” alternos a los ductos no se dejan abiertas como antes sucedía, que desde “un piso de la Torre de Pemex en la CDMX” se percataban de la sustracción del combustible “pero no cerraban las válvulas”.

De hecho, informó que si bien no hay amenazas a las instalaciones de Pemex, de los cuatro mil policías militares que se desplegaron para el combate al huachicoleo en diciembre pasado, desde ayer 900 elementos más reforzarán la vigilancia en las zonas donde se lleva a cabo el abastecimiento de las pipas que distribuyen el combustible.

López Obrador aclaró qu, de ser preciso, se cambiará todo el sistema de distribución de los combustibles para evitar el robo de éstos.

Revisión militar

Por otra parte, efectivos de las Fuerzas Armadas arribaron a la refinería Ing. Antonio M. Amor, de Pemex, ubicada en Salamanca, Guanajuato, para revisar a empleados, como parte de la estrategia del gobierno federal contra el huachicol.

Dicha acción ocasionó largas filas para entrar al complejo. No lejos de ahí, en la puerta 4, los elementos revisaban la entrada de proveedores, principalmente las salidas.

En Tamaulipas, desde muy temprano, la Semar tomó el control de acceso de la refinería Francisco I. Madero y prohibieron a los empleados ingresar con teléfonos celulares u otros aparatos de comunicación. La diputada federal Olga Sosa Ruiz reveló que en total fueron 79 elementos de la Semar los encargados de vigilar la refinería.

En Nuevo León, desde el domingo, personal castrense resguarda las instalaciones de la Refinería de Cadereyta.

Mientras tanto, militares reforzaron la vigilancia y la seguridad de las terminales de abastecimiento de Pemex ubicadas en el Estado de México para evitar incidentes y saqueo.

El mandatario mexiquense, Alfredo del Mazo, dio a conocer que a partir de las cinco de la mañana de ayer inició el operativo de seguridad en todas las terminales que hay en la entidad.

Por otra parte, militares se encargaron del resguardo de la seguridad en las instalaciones de la refinería de Pemex, Antonio Dovalí Jaime, en el municipio de Salina Cruz, para combatir el robo de hidrocarburos, informó el gobernador, Alejandro Murat.

A su vez, la Unión de Gasolineros de Oaxaca, delegación Sureste, advirtió que el abasto en el suministro de combustible a las gasolinerías de la región de los Valles Centrales está en riesgo debido a la escasa reserva que tiene la Terminal de Almacenamiento y Reparto (TAR) de Pemex, ubicada en Santa María El Tule.

ABASTO AVANZA 40% EN ESTADOS AFECTADOS

El abasto de gasolinas y diesel en las estaciones de servicio de los nueve estados afectados, ya tiene un avance de 40%, y se espera alcanzar los niveles normales en los siguientes siete días.

En entrevista, Roberto Díaz de León, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), aseguró que la estrategia implementada por el gobierno federal, que significó el cierre de los ductos, les está permitiendo a los empresarios recuperar el mercado que les había sido arrebatado por los llamados huachicoleros.

Reconoció que en los siguientes días aún habrá afectaciones en algunas zonas; sin embargo, conforme se abran los ductos y se haga más eficiente el movimiento de los petrolíferos por transporte terrestre se cubrirán completamente las necesidades de combustible en los nueve estados donde se registró el mayor problema.

Se espera que el viernes 80% de las estaciones ya cuenten con abasto suficiente, y que 20% restante restablezcan el volumen de ventas durante el próximo fin de semana.

El problema “va en proceso de solución. Sí se ha tenido una afectación en algunas ciudades, sobre todo donde las terminales son proveídas por ductos, porque la estrategia que implementaron fue la de dejar de usarlos temporalmente. Todos sabemos que manejar en producto por llanta, además de ser más caro, es más ineficiente en términos de tiempo y manejo”.

Díaz de León aseguró que la venta del combustible robado a Pemex ya había acaparado hasta 40% de las ventas en algunas entidades.

ASEGURAN QUE CAMBIO DE ESTRATEGIA BENEFICIA A ALGUNAS EMPRESAS

El cambio de estrategia para la distribución de combustibles está beneficiando de manera importante a los transportistas privados, tal es el caso de empresas como Excellence, Simsa, Adensa, Aesa del Norte, entre otras.

Es importante mencionar que Pemex sólo tiene mil 485 pipas, por lo que se ve obligada a contratar a otras compañías para el traslado de los combustibles entre terminales y estaciones de servicio.

Fuentes que pidieron el anonimato aseguraron que una de las empresas reconocidas por su importancia en el movimiento de combustibles es Excellence, por lo que sería una de las beneficiadas por una mayor demanda del transporte por rueda.

La compañía pertenece a Grupo Idesa, empresa ligada directamente con el proyecto de Braskem-Idesa, antes Etileno XXI, el cual está ligado a Odebrecht.

En junio del año pasado, Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), reconoció que hasta ese momento era miembro suplente del Consejo de Administración del grupo Idesa, de la cual su esposa sería socia.

Según datos de Excellence, cuenta con una flotilla de 68 pipas y 37 torton pipas, entre otros camiones para llevar a cabo los trabajos de transporte.