Luego de cometer el crimen, parricida se entrega a a la Policía

Carlos Roberto Mata Ramos, de 36 años muy solícito con los agentes se prestó en todo momento a llevarlos a donde estaban los cuerpos de sus pequeños hijos, en un terreno a donde los había llevado luego de convivir con ellos.

Los llevó a una tienda y luego se metieron a un circo. Pero de regreso a la casa de su ex pareja con una bolsa de plástico asfixió a Roberto de un año y luego le dio una puñalada en el corazón América, de cuatro.

Esto ocurrió el 17 de julio de 2006. “Maté a mis hijos, estoy a una cuadra de la presidencia de Frontera, por la calle Progreso”. Soltó el hombre.

El matahijos, como fue bautizado aseguró que esa noche les dijo a sus niños que se iban a dormir viendo las estrellas. Los acostó y procedió a matarlos.

Fue la primera cadena perpetua dictada en Coahuila, un total de 95 años de prisión.

“Me dio miedo que los niños fueran regañados por su mamá y por eso ya no quise dárselos”. Había dicho el hombre, queriendo justificarse.

José Jorge Hernández

Editor del periódico VANGUARDIA desde hace 19 años, exdirector editorial del periódico Guardián, estudió Licenciado en Administración de Empresas, bachillerato en Filosofía, terapeuta en Integración Emocional, diplomados en Sistemas de Amor y Vida y Programación Neurolingüistica, entre otros.