Foto: Especial
Ninguno de los cinco cadáveres tras el ataque en la central de autobuses Estrella de Oro han sido reclamados y siguen aún en el Semefo

Cuernavaca, Mor. Información de inteligencia reveló que las personas asesinadas en la central de autobuses Estrella de Oro eran integrantes de la célula criminal denominada Gente Nueva, antes conocida como Guerreros Unidos, afirmó Pablo Ojeda Cárdenas, secretario general de gobierno.

“Se han identificado dos de los fallecidos, del evento de ayer en la estación de autobuses y corresponden a dos personas originarias del estado de Guerrero, pertenecientes, según información de inteligencia, a un grupo criminal que se llama Gente Nueva, antes pertenecientes a Guerreros Unidos, una de esas personas (fallecidas) tiene el alias de El Gaby, aseguró el funcionario estatal.

Gabriel “N”, de 37 años de edad, originario de Iguala, Guerrero, ha sido identificado como jefe de esa célula criminal en Guerrero y Morelos, agregó el secretario de gobierno.

El Gaby fue el blanco del ataque que realizaron miembros de otro grupo criminal, antagónico, la madrugada del lunes en la central de autobuses Estrella de Oro.

Foto: Especial

Posteriormente los presuntos sicarios huyeron en un vehículo tipo Sedán oscuro, y hasta hoy no han sido detenidos.

Ninguno de los cinco cadáveres han sido reclamados y siguen aún en el Semefo.

Hasta el cierre de esta edición la Fiscalía General del Estado (FGE), había identificado a cuatro de las cinco personas asesinadas, de los cuales dos son menores de edad. Gabriel “N”, de 37 años de edad; David “N”, de 17 años de edad, ambos con antecedentes penales en la PGR de Guerrero. Otro de ellos respondía al nombre de Luis Martín, de 20 años, y otro joven de 17 años de edad. Uno más permanece sin identificar.

El joven de 21 años de edad, que resultó herido, era originario de la comunidad de Mayanalán, Guerrero, pasó de víctima a victimario, ya que ahora es investigado por la FGE por su probable relación con la célula criminal mencionada; además, fue arrestado por falsedad de declaración.

La central de autobuses, que permanecía cerrada tras la masacre, restableció su servicio la tarde-noche del lunes.

También por la tarde del lunes se reabrió la avenida Emiliano Sur, pues su cierre provocó caos vial en la capital del estado, ya que la avenida Emiliano Zapata norte está bloqueada por la feria de Tlaltenango.

Descendiente de Emiliano Zapata critica la ingobernabilidad

Edgar Castro Zapata, biznieto del general Emiliano Zapata, consideró que la inseguridad y violencia en la entidad, es consecuencia de la ingobernabilidad, y exigió al gobernador, Cuauhtémoc Blanco Bravo, haga su trabajo.

“Estamos en una ingobernabilidad, como ciudadanos nos sentimos inseguros, creo que se tienen que tomar medidas en seguridad pública a nivel estado y los municipios, en la zona oriente también está muy grave este problema. Ya no nos sentimos seguros ni en las terminales. Pido a las autoridades que se pongan a trabajar”.

De no hacerlo, advirtió, los morelenses los castigarán en las siguientes elecciones.

Por su parte, el presidente del Foro Morelense de Abogados, Pedro Martínez Bello, mencionó que es evidente el crecimiento de la violencia en la región, y urgió a Blanco Bravo a hacer cambios en su gabinete de seguridad y justicia.

El cambio del almirante José Antonio Ortíz Guarneros urge, afirmó el abogado, y agregó que no puede prevenir el delito porque no conoce los municipios, las regiones y menos el estado, ya que él es originario de estado de Veracruz. También pidió analizar la permanencia del secretario de gobierno, Pablo Ojeda, porque de él depende el gabinete de seguridad.

La percepción de la mayoría de los morelenses es que el gobernador y el gabinete de seguridad están rebasados por la delincuencia organizada, finalizó Martínez Bello.