Especial
En el área del crímen hallaron más de 150 casquillos percutidos; el oficial fue baleado al terminar su servicio

CULIACÁN, SIN.- Tras el ataque donde falleció el agente de la Policía Estatal Preventiva Eduardo “N”, peritos en balística recolectaron más de 150 casquillos percutidos en la escena del crimen. La víctima era escolta del subsecretario de Seguridad Pública.

De acuerdo con un reporte policíaco, el oficial se encontraba en un vehículo estacionado en una plaza comercial del fraccionamiento Hacienda de las Moras, cuando fue sorprendido por dos hombres armados con fusiles automáticos que le dispararon, sin que el agente lograra responder a la agresión.

El secretario de Seguridad Pública del Estado, Cristóbal Castañeda Camarillo, afirmó que el agente de élite, de 30 años de edad, fue asesinado 15 minutos después de concluir su servicio.

Castañeda Camarillo aseguró que el oficial no participó en el operativo implementado por el Ejército Mexicano y la Guardia Nacional que tenía como objetivo la detención de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín, “El Chapo”, Guzmán; sin embargo, precisó, colaboró en las acciones de contención.

El funcionario subrayó que ese 17 de octubre, la víctima, quien formaba parte de la escolta del subsecretario de Seguridad Pública, Carlos Alberto Hernández Leyva, se encontraba franco y pese a ello se sumó a las acciones de contención de los grupos delictivos que causaron caos en la ciudad.

Castañeda Camarillo dio a conocer que se desplegó un operativo de búsqueda de los homicidas del agente, quien tenía seis años de servicio.

El funcionario calificó este hecho como “cobarde” y aseguró que no puede quedar impune, por lo que se coadyuva con la Fiscalía General del Estado para dar con los responsables.