Hace justo una semana se dieron a conocer las nominaciones para la entrega número 62 del Ariel a lo mejor en cine mexicano estrenado en salas cinematográficas y en festivales a lo largo del 2019.

La máxima nominada, “Ya no estoy aquí”, de Fernando Frías, con un total de 13 nominaciones entre ellas las de Mejor Película, no tuvo mayor problema en ser considerada por los miembros de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), quienes hacen esta selección, precisamente porque aunque no tuvo su estreno en cines como se tenía programado en un inicio (se estrenó en directo no solo en México sino a nivel mundial en la plataforma de Netflix a finales de mayo pasado cuando la recomendamos a su vez en estos espacios) sí tuvo su estreno mundial en el marco del Festival Internacional de Cine de Morelia en octubre del año pasado, donde además de alzarse con el premio del público obtuvo el galardón a la Mejor Película Mexicana en competencia.

A este triunfo inicial de nominaciones para “Ya no estoy aquí” para una película que hace historia en esta premiación en particular por ser la primera a la que tienen acceso los grandes públicos a través de una plataforma de streaming, se le agrega uno más por tratarse de un relato que vivimos muy de cerca en la región, en específico la vecina ciudad de Monterrey en los años de la llamada “guerra contra el narco”, lo que es bienvenido también para estos premios en relación a la diversidad que se supone debe de reflejar lo más posible una cinematografía que se precie de abarcar la totalidad de nuestro territorio con los respectivos grupos étnicos y manifestaciones culturales que lo habitan.

Es por ello que no podemos dejar pasar la recomendación para su renta en una plataforma de streaming como Cinépolis Klic la cual, de forma muy plausible, incluyó apenas se dieron a dar las nominaciones una sección de su página titulada “Ariel 2020” que se une a esa loable mirada a la diversidad geográfica, y en su caso también a su cuota de género, puesto que se trata de “Asfixia”, segundo largometraje de la cineasta jalisciense Kenya Márquez que obtuvo por su parte un total de 7 nominaciones entre ellas, claro está, las de Mejor Película y Mejor Dirección, siendo la única cineasta de género femenino que este año dice presente en las ternas a lo mejor en cine del año 2019.

“Asfixia” tiene como protagonista a Ana (la debutante Johana Fragoso Blendl), una mujer albina que sale de la cárcel tras haber cargado con la culpa de su pareja sentimental, (Raúl Briones), y quien además de llevar sobre las espaldas el estigma de ser una mujer con características físicas muy particulares, aunado a sus antecedentes penales le dificulta todavía más no solo conseguir trabajo sino tener la posibilidad de recuperar la tutela de su hija Azul (la también debutante Azul Magaña Muñiz), a la que su ex pareja llegó a decirle incluso que estaba muerta. Irónicamente, cuando más asfixia del mundo exterior al que ha salido padece Ana, conoce a un hombre hipocondriaco llamado Clemente (Enrique Arreola) ante cuyos ojos es el equivalente de un ángel y pudieran salir juntos de esa realidad que los agobia.

Alfredo Galindo

Columna: Cinelectronico

Productor, Director y Guinista de cine.

Columnista del periódico Vanguardia desde 1995, escribe sobre música, cine y televisión. Combina la pasión de escribir con la creación cinematográfica.