Antes de atenderse, era frecuente que Messi vomitara en los partidos.
El argentino parece estar aliviado de ese malestar que lo aquejaba en los encuentros

Lionel Messi sufrió durante varios años en los encuentros que disputaba al vomitar en el terreno de juego, algo que preocupaba a su familia y la afición, sin embargo parece que ya no tiene este mal. 

El diario The Sun platicó con el dr. Giuliano Poser, la persona que buscó Messi en Italia y que se encargó de ayudarlo con este problema, quien es un doctor especializado en la medicina deportiva con más de 20 años de carrera.

Para ayudarlo, el tratamiento incluyó un cambio radical en su dieta, en las que quitó las harinas, levaduras y el trigo refinado para introducir en su ingesta alimentos orgánicos y ferscos como frutas y verduras. 

 "Las verduras, las frutas de temporada y una buena agua mineral son combustibles imprescindibles para nuestros músculos. Hay que reducir la ingesta de alimentos procesados o contaminados con pesticidas, herbicidas, antibióticos, medicamentos", mencionó Poser.

Además de la dieta, Messi utilizó las flores de Bach, para ayudarlo con el estrés y la ansiedad. 

Ese tratamiento lo ayudó a perder tres kilos y estar en mejor estado físico. 

 "Yo diría que el efecto Messi dio un vuelco a mi vida, sobre todo durante los tres primeros meses, porque el teléfono no dejaba de sonar y aparecían periodistas de todos los rincones del mundo, a los que no vi, claro".