FOTO: INTERNET / La monarca británica anunció que ella y su marido celebrarán las fiestas en total privacidad.
Hace unos días la monarca anunció que por primera vez en 33 años, festejará las fiestas decembrinas junto al Duque de Edimburgo en la intimidad del Castillo de Windsor, por lo que probablemente este año no reciban invitados. Aún así, el emblemático lugar ya cuenta con una decoración diga de admirar

No, no solo tú y tu familia planean tener una Navidad diferente, incluso los planes navideños de la Reina Isabel II se han visto alterados por la pandemia de COVID-19. El martes pasado, un portavoz del Palacio de Buckingham confirmó que la monarca de 94 años y su esposo de 99 años, el Duque de Edimburgo, no pasarán las fiestas decembrinas en su finca de Sandringham en Norfolk, Inglaterra. Sino que para continuar cuidándose del virus, pasarán la Navidad en el Castillo de Windsor, ubicado aproximadamente a 40 kilómetros al oeste de Londres.

Esto significa que será la primera vez en 33 años que la Reina y el Príncipe Felipe no celebrarán la Navidad junto a sus familiares e invitados selectos, aunque aún no está claro si alguien podría unirse a ellos en el Castillo de Windsor durante las vacaciones. Y es que el gobierno británico ha permitido a las familias celebrar con muy pocos invitados entre el 23 de diciembre y el 27 de diciembre, lo que significa que la familia real tendrá que reunirse en números mucho más pequeños de lo que suelen hacerlo.

También significa que los miembros de la familia real que tradicionalmente pasan la Navidad con la reina, como el Príncipe Carlos y su esposa, Camilla, tampoco podrán ver a otra familia, como a los hijos de la Duquesa de Cornualles. Y aunque parece probable que el Duque y la Duquesa de Cambridge sean invitados al Castillo de Windsor para Navidad, es posible que no elijan unirse por su preocupación por la salud de los miembros mayores de la familia, dado que sus hijos aún asisten a la escuela.

Sin duda, el Duque y la Duquesa de Sussex no se reunirán con la familia real para Navidad, ya que viven en California. Aunque los planes de la Reina de reunirse con su familia se han modificado, se espera que aún registre su discurso anual en la Commonwealth, que se transmite el día de Navidad.

El año pasado la Reina Isabel II creó polémica al no incluir a los Duques de Sussex en su discurso.

Pero la Reina Isabel II no pierde el espíritu navideño, y compartió a través de las rede sociales oficiales del Palacio de Buckingham, un poco de la decoración de este año. También The Royal Collection Trust compartió un nuevo video de todo el proceso para decorar el árbol de Navidad real, desde que fue cortado en Windsor Great Park hasta que el árbol se instalara en el histórico St. George's Hall. El abeto noruego de 20 pies está adornado con luces, cientos de adornos y un ángel en la parte superior. Se cree que los árboles de Navidad provienen del Great Park del Castillo de Windsor desde el reinado de la Reina Victoria.

Además del abeto, otras partes del castillo también fueron arregladas para la temporada navideña. El comedor oficial cuenta con el servicio especial, toda una colección de utencilios en plata dorada encargados por el Rey Jorge IV en 1806, en honor al bicentenario de la ascensión al trono de Jorge IV. El servicio, que consta de más de 4 mil piezas, todavía lo utiliza la familia real para los banquetes estatales. En otras partes del castillo, las guirnaldas adornan la gran escalera, que alberga algunas de las armas y armaduras más notables de la Colección Real. En la Galería de la Reina, pequeños árboles de Navidad rodean el perímetro de la habitación, junto a algunos muebles plateados.

FOTO: ROYAL COLLECTION TRUST / El Castillo de Windsor fue adornado con un abeto noruego de 20 pies.
FOTO: ROYAL COLLECTION TRUST / También el gran comedor oficial lucirá un servicio especial ordenado en 1806 por el Rey Jorge VI.

Y finalmente, aunque el abeto de 20 pies podría ser el árbol más impresionante del Castillo de Windsor, de ninguna manera es el único. En el Inner Hall se encuentra otro árbol de Navidad, decorado con luces y adornos brillantes. El espacio, creado por Jorge IV en la década de 1820 como un área para recibir a los invitados oficiales, es ahora la primera sala que los visitantes ven cuando ingresan al castillo. Aquellos que visiten la residencia real en esta temporada de vacaciones deben asegurarse de pasar también por el Undercroft Café del castillo. Solo durante esta época, el restaurante servirá una variedad de platos festivos, desde sándwiches de pavo hasta pays de arándanos y naranja.

FOTO: ROYAL COLLECTION TRUST / En la Galería de la Reina hay otros pequeños árboles navideños que adornan el lugar.
FOTO: ROYAL COLLECTION TRUST / En el Inner Hall se encuentra otro árbol de Navidad, decorado con luces y adornos brillantes.