Fotos: Especial
La organización civil internacional Oxfam dio a conocer los puntos principales del reporte '¿Bienestar público o beneficio privado?', el cual revela cómo durante 2018, las 26 personas más ricas del planeta acumularon una fortuna equivalente a la de los 3800 millones de personas que conforman la mitad más pobre de la población mundial

Oxfam  dio a conocer los puntos principales del reporte '¿Bienestar público o beneficio privado?', el cual revela cómo durante 2018, las 26 personas más ricas del planeta acumularon una fortuna equivalente a la de los 3800 millones de personas que conforman la mitad más pobre de la población mundial.

El informe revela que este fenómeno social responde, por una parte al deterioro de los sectores vulnerables y en contraparte el crecimiento de los recursos controlados por las personas con más poder económico, pero esto  no se ve retribuído en impuestos mayores para esa élite.

Para que las personas de bajos ingresos tengan una garantía de servicios públicos básicos como la salud y  educación los más ricos deben tributar lo que les corresponde.

El informe de Oxfam revela cómo los gobiernos están exacerbando la desigualdad al no dotar los servicios públicos –como la educación y la salud– de la financiación necesaria, al conceder beneficios fiscales a las grandes empresas y a las personas más ricas, y al no frenar la elusión fiscal, y también constata que la creciente desigualdad económica afecta especialmente a las mujeres y las niñas.

 

 

 

 

 

 

PUEDES VER EL REPORTE DE OXFAM COMPLETO EN ESTE DOCUMENTO:

En el capítulo relativo a la igualdad de oportunidades, el informe menciona que en México, las niñas nacidas entre el 20% más pobre de la población tienen el doble de probabilidades de seguir siendo pobres que los niños en su misma situación, y tienen tan sólo una cuarta parte de las probabilidades que un niño igual de pobre de llegar a formar parte del 20% más rico de la población.

Nuevamente, en relación a México, la lucha contra la corrupción Oxam considera fundamental para que la universalización de los servicios públicos y la protección social sea una realidad, sobre esto, cita un estudio realizado en nuestro país que reveló los sobornos de parte de los policías y autoridades que sufre la gente pobre, ya que los ricos tienen mayor voluntad y capacidad de tomar represalias.

“Además, estos sobornos constituyen un porcentaje mucho mayor de los ingresos de las familias más pobres, lo cual significa que contribuyen a aumentar la desigualdad de ingresos”, explica.

Fuente: Oxfam

Este año, el informe de Oxfam agregó otra estadística sorprendente. El informe también afirma que 2,200 multimillonarios en todo el mundo vieron crecer su riqueza en un 12 por ciento (lo cual es sumamente creíble), incluso cuando la mitad más pobre vio su riqueza caer en un 11 por ciento.

La afirmación de Oxfam "las personas con más X personas tienen la misma riqueza que en la mitad inferior" ha recibido un gran escrutinio en el pasado por parte de gente como Forstater y Ramachandran, Felix Salmon, Chris Giles y Ezra Klein de Vox. Los críticos señalan que los datos de Oxfam incluyen personas muy endeudadas en el mundo rico (como un residente médico con deuda médica) como una de las personas más pobres de la Tierra, que distorsiona los resultados. Oxfam, por su parte, ha respondido enérgicamente a las críticas. Pero la afirmación de que las personas más pobres del mundo han visto caer su riqueza ha recibido menos escrutinio.

 

En ambos casos, vale la pena comprender un poco mejor lo que dicen y no dicen los datos de Oxfam, así como revisar otros datos sobre el estado de la desigualdad global. Oxfam tiene toda la razón al decir que los ricos se están volviendo mucho más ricos, pero las personas más pobres del mundo también se están haciendo más ricas.

La desigualdad de riqueza es más difícil de medir que la desigualdad de ingresos por una simple razón: muchas personas tienen una riqueza negativa. En los países ricos, es bastante común que las personas tengan un valor neto negativo cuando se tienen en cuenta sus préstamos estudiantiles, deudas de tarjetas de crédito, hipotecas bajo el agua y similares. (Los ingresos también pueden ser negativos, por supuesto, las empresas que registran pérdidas tienen ingresos negativos, por ejemplo, pero no es tan común).

Por lo tanto, en el Informe de la riqueza global de Credit Suisse, que Oxfam utiliza como su fuente principal de datos sobre la riqueza de la mitad inferior, se observa un fenómeno extraño: el 10% inferior de la distribución de la riqueza mundial contiene un grupo de norteamericanos y europeos, mientras que la siguiente El 10 por ciento apenas contiene:

Los 147 multimillonarios más ricos del mundo controlan aproximadamente el 1 por ciento de la riqueza mundial. Eso es mucho más que el 0,000002 por ciento de la población mundial que representan, pero no es el caso de que un pequeño puñado de multimillonarios controle la mayor parte de la riqueza mundial.

Lo que parece ser cierto es que una pequeña cantidad (en perspectiva global) de millonarios controlan una parte sorprendente de la riqueza mundial.

La riqueza decreciente de la mitad inferior

La mitad inferior se redujo en un 11 por ciento, mientras que unos pocos miles de multimillonarios vieron aumentar su riqueza en un 12 por ciento.

Lo último no es demasiado sorprendente: los activos netos multimillonarios tienden a estar vinculados a las acciones de empresas individuales y, por lo tanto, son increíblemente volátiles; solo Jeff Bezos ganó $ 24 mil millones en 2018

Los ricos se están volviendo cada vez más ricos, y es un problema, pero también es cierto que las personas más pobres del mundo son cada vez menos pobres. Puede ver el último fenómeno en una variedad de estadísticas, entre las que se incluyen las estimaciones del Banco Mundial de cuántas personas viven con menos de $ 1.90 por día. 

En otras palabras, lo que crees que está sucediendo está sucediendo: los ricos realmente se están volviendo absurdamente ricos. Y se debe presentar un argumento real, el argumento político que la estadística de Oxfam debe hacer, que hacer que los impuestos sean más progresivos y dirigir los fondos a, digamos, los pagos en efectivo a los hogares pobres conduciría a una reducción de la pobreza más rápida de lo que ha ocurrido en la actualidad. sistema. Un análisis sugiere que hasta el 50 por ciento de la pobreza extrema global podría terminarse si los países en desarrollo adoptaran tasas impositivas más altas.

 

Pero los ricos que se hacen más ricos no impiden que los pobres también se vuelvan más ricos, y mientras que las clases medias en los Estados Unidos y Europa han visto un crecimiento de ingresos menor que las personas más pobres de los países en desarrollo o las personas más ricas del mundo, el progreso mundial contra el extremo, la pobreza es real y notable.

(Con información de Oxfam, Página12 y Vox)