Foto: Excélsior
Las barricadas siguen bloqueando los accesos a las comunidades de Torrecillas y Santa Rosa de Lima; mujeres, niños y halcones vigilan las entradas y salidas

GUANAJUATO. Un día después del operativo de la Marina en las comunidades de Torrecillas y Santa Rosa de Lima en el municipio de Villagrán, Guanajuato, ya no hay presencia de marinos, ni del ejército, ni de las Policías federal y estatal.

Las barricadas siguen bloqueando los accesos a estas comunidades; mujeres, niños y halcones vigilan las entradas y salidas.

Hasta este predio ubicado en la comunidad de San salvador de Torrecillas llegaron los marinos para constatar que había más de 40 camiones y pipas con las que presumiblemente se transportaba combustible robado. Habilitaban las cajas para convertirlas en cisternas.

El predio, conocido como “El Hoyo”, tiene una dimensión de 10 mil metros y estaba en proceso de construcción de su barda perimetral. Una fortaleza en la que pretendían seguir operando desde la clandestinidad.

Foto: Excélsior

La barda no está completamente terminada, por lo que se pueden observar dos cajas de tráiler y una pipa que quedaron estacionadas.

Los vehículos asegurados fueron trasladados con la custodia de elementos de la marina hasta una pensión del municipio de Celaya.

En tanto en la comunidad de Santa Rosa de Lima, sitio donde opera el cártel huachicolero del mismo nombre, quedaron los vehículos calcinados con los que los presuntos delincuentes y pobladores de la zona trataron de llamar la atención y obstaculizar el paso de los federales.

Las autoridades informaron que las investigaciones continuarán ya que hay sospechas de tomas clandestinas en la zona.

Foto: Excélsior