Foto: Especial
La versión más reciente de Vuhl pesa apenas 640 kilogramos y logra alcanzar una velocidad de hasta 255 kilómetros por hora y va de 0 a 100 kilómetros por hora en 2,7 segundos. Eso sí, no es nada barato

Vuhl es el resultado del duro trabajo de los hermanos Guillermo e Iker Echeverría, quienes se tardaron siete años en lograr finalizar esta espectacular pieza de colección que no solamente ha impresionado a México, sino al mundo entero.

La versión más reciente de Vuhl tiene un peso 640 kilogramos y logra alcanzar una velocidad de hasta 255 kilómetros por hora, tiene 385 caballos de fuerza, cuatro cilindros turbo, seis velocidades y va de 0 a 100 kilómetros por hora en 2,7 segundos. 

Foto: Especial
Foto: Especial

Una pieza automotriz de este nivel no se había diseñado y construido en México anteriormente, lo cual fue reconocido incluso por el propio Presidente, Enrique Peña Nieto, quien a principios de este año felicitó a los hermanos por la participación del vehículo en la Race of Champions 2018 que se realizó en Riad, Arabia Saudita, por las mismas fechas.

A pesar de su gran éxito, los hermanos Echeverría han manifestado que no pretenden incrementar la cantidad de vehículos producidos en un futuro próximo, ya que cada auto debe ser construido con gran precisión y estos prefieren invertir en tecnología para tener un mejor vehículo.

Foto: Especial
Foto: Especial

Guillermo comentó que actualmente se producen 25 vehículos al año (dos por mes) y que la planta de Vuhl tiene la capacidad para producir 60 vehículos anuales. Igualmente el hermano Echeverría considera que 100 autos al año sería el tope que estarían dispuestos a alcanzar.

Lo que vuelve aún más especial a este increíble creación mexicana es que, gracias a su mesurado proceso de ensamblaje, cada auto está personalizado a la medida del cliente, lo cual le otorga un valor agregado a cada Vuhl.

El precio de Vuhl comienza a partir de 2 millones 200 mil pesos. Además de poder ser adquirido en la Ciudad de México, el auto también está disponible en Londres y en los Emiratos Árabes.

Foto: Especial

El espectacular vehículo, que ha competido en carreras profesionales contra modelos del calibre del BAC Mono, el Ariel Atom y el KTM X-Bow, es ideal tanto para amantes de los automóviles extravagantes como para coleccionistas entusiastas que deseen añadir un rara joya mexicana a su garaje.

Para este trabajo contaron con el apoyo de entidades gubernamentales mexicanas como PROméxico que los ayudó a comercializarlo fuera del país, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el Gobierno del Estado de Querétaro.

Con información de Robbreport

Foto: Especial
Foto: Especial