Foto: AP
La jornada electoral ha transcurrido sin incidentes y todos los candidatos ya ejercieron su derecho al voto hicieron un llamado a la participación masiva para desbloquear la situación de parálisis que vive el país desde hace cuatro años

Barcelona.- Los primeros datos oficiales sobre la participación electoral en los comicios generales en España apuntan a una ligera bajado en la afluencia de votantes a los colegios electoral: a las dos de la tarde ya habían votado un 37.92 por ciento de los 37 millones de ciudadanos convocados a las urnas, es decir un 3.6 puntos menos que en los comicios del pasado 28 de abril, que a la misma hora era del 41.49 por ciento.
 
Hasta el principio de la tarde la jornada electoral ha transcurrido sin incidentes y todos los candidatos ya ejercieron su derecho al voto; todos hicieron un llamado a la participación masiva para desbloquear la situación de parálisis que vive el país desde hace cuatro años. 
 

El mal tiempo -la lluvia y el frío polar en más de la mitad del país- y el hecho de que sean las segundas elecciones generales en menos de siete meses, podrían ser las razones de la bajada en la participación electoral, que además es generalizada en todas las regiones, incluidas las autonomías más convulsionadas políticamente, como Cataluña, que sufre una caída de un 2.95 por ciento. También llama la atención la gran caída que está experimentado el voto en las Islas Baleares, de más de 7.80 por ciento. 
 

Había temor a que se registraran disturbios en Cataluña, donde había amenazas de que el movimiento independentista realizaría  protestas en los colegios electorales para llamar la atención sobre la situación de “excepcionalidad” que viven, según ellos, por la sentencia del Tribunal Supremo contra sus dirigentes.
 
Pero en los colegios electorales catalanes el funcionamiento fue el de siempre: alrededor de las ocho de la mañana fueron llegando los ciudadanos designados por sorteo para ejercer de presidentes o secretarios de mesa, tanto los titulares como los suplentes. Se identificaron ante los agentes de los Mossos d´Esquadra que velaban por la seguridad del recinto y del material electoral y una vez realizado el trámite y organizado el material, a las nueve de la mañana en punto se abrieron las puertas para que los ciudadanos fueran acudiendo a depositar  su voto. 
 
No hubo incidentes, si acaso algún grito de apoyo o de insulto a los candidatos, como le ocurrió a la cabeza de lista de Ciudadanos (C´s) en Cataluña, Inés Arrimadas, cuando un grupo de separatistas le gritaron “¡Fuera de Cataluña!” y “¡fascista!”. 
 
En Madrid votaron los cinco principales candidatos, entre ellos el presidente del gobierno en funciones y aspirante del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, quien hizo un llamado a “fortalecer con nuestro voto la democracia”. Y añadió que “quiero insistir en la importancia de la participación. Tenemos que intentar garantizar la estabilidad política”. 
 
El principal líder de la oposición y candidato del derechista Partido Popular (PP), Pablo Casado, también después de votar lanzó un mensaje: “Les pido a los españoles que no se queden en casa, que vayan a votar”.
 
Y así se expresaron de forma parecido los otros tres candidatos; Albert Rivera, de C´s; Pablo Iglesias, de Unidas Podemos (UP); y Santiago Abascal, de Vox, la formación de extrema derecha que según todos los sondeos se convertirá en la tercera fuerza en votos, superando a las dos fuerzas emergentes -C´s y UP- que nacieron con el propósito de regenerar el sistema político español y que se prevé que cosechen el peor resultado desde su nacimiento.