El equipo fue monarca de las Grandes Ligas en ese año