El Estado Islámico (EI) atacó hoy la sede de la Radio Televisión Nacional de Afganistán (RTA) en la provincia oriental de Nangarhar, donde causó 10 muertos y 24 heridos

El Estado Islámico (EI) atacó hoy la sede de la Radio Televisión Nacional de Afganistán (RTA) en la provincia oriental de Nangarhar, donde causó 10 muertos y 24 heridos, una acción que confirma la capacidad operativa del grupo yihadista pese a haber sufrido duros golpes en las últimas semanas.

Apenas diez días después de que las autoridades afganas anunciaron la muerte del líder del EI en el país, Abdul Hasib, y a un mes de que cayese sobre un refugio del grupo insurgente la denominada "madre todas las bombas", un yihadista se inmoló ante la sede de RTA, abriendo paso a tres de sus compañeros.

 

Con información de Medios

Fuerzas especiales acordonaron y cerraron la zona en la que se encuentra el canal, situada cerca de las oficinas del Gobernador provincial y de una comisaría de la Policía.

El portavoz del Gobernador de Nangarhar, Attaullah Khogyanai, indicó que un número indeterminado de atacantes comenzaron el ataque alrededor de las 10:00 hora local y que al menos tres explosiones se oyeron en el interior de la sede.
La agencia de noticias Amaq indicó que los combatientes del EI estaban dentro del edificio, en la frontera con Pakistán.

La provincia de Nangarhar, fronteriza con Pakistán, es una de las más conflictivas de Afganistán y sede del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en ese país, además de tener una importante presencia de los talibanes.