Atlas y Pumas igualaron a cero en la jornada 4 del Guard1anes 2021/ Mexsport
Los auriazules siguen invictos en casa sin embargo no es el resultado que esperaban

Pumas y Atlas firmaron un empate sin goles en un duelo en el que las emociones se guardaron. En un duelo táctico, bastante pesado, las oportunidades de gol fueron escasas y al final eso influyó para el resultado final. Con el punto sumado, los auriazules aumentaron su invicto en Ciudad Universitaria.

Las bajas de Pumas demostraron la fragilidad que hay en un plantel lleno de corazón y garra, pero corto en cuanto a producción de oportunidades. Los dirigidos por Andrés Lillini sufrieron mucho en medio campo sin un contención nominal y entregaron balones a los rojinegros que, de milagro, no terminaron en gol.

Los gritos fueron constantes desde la banca de los de casa. Lillini igualó el parado de la visita, y fue entonces cuando dejó de sufrir un poco en zona baja. Además, el juego aumentó en intensidad de patadas y gritos entre los 22 del campo; sin embargo, no pasó a mayores, pues César Ramos, árbitro central, comandó bien las acciones.

Pumas tuvo pocas a la ofensiva. Ni Juan Iturbe ni Facundo Waller o Favio Álvarez pudieron provocar una de peligro al área de Camilo Vargas. Tampoco surtieron de balones de peligro a un Emanuel Montejano que aunque corrió por cada balón, nunca tuvo una oportunidad clara de gol.

Fue hasta pasados los 80 minutos cuando Juan Pablo Vigón se perdió la más clara de Pumas. El mediocampista y capitán felino disparó de tijera en el área chica, pero el esférico se fue por encima de la meta rojinegra. En claro gesto de desaprobación, Vigón se llevó las manos a la cara en medio de la frustración por no marcar gol.

Mexsport

Atlas tuvo solo dos llegadas que dejaron titubeando a Alfredo Talavera. Una en cada tiempo, pero Talavera tampoco sufrió los estragos de dichos intentos. Desde la banca, Diego Cocca dio indicaciones, pero no pudo hacer reaccionar a su equipo, mismo que, por momentos, fue superior, aunque eso no se reflejó en cuanto producción ofensiva y menos en goles.

Con el sol en todo su esplendor pegando en Ciudad Universitaria, el tiempo se consumó y ambas escuadras repartieron unidades en un juego que no dejó nada para las emociones.