Le cuento, tengo cuatro años de casada y nunca le he sido infiel a mi marido. Mi esposo tiene muchos amigos, siempre me los presenta cuando salimos o cuando nos los encontramos en lugares. Conocí a un amigo de mi marido ya hace dos años, pero nunca había hablado con él; todos eran amables conmigo menos él.

Siempre pensé que él era sangrón pero a través del tiempo me fui dando cuenta que él me miraba de otra manera; en mis adentros sentía que con su mirada me deseaba. No le puse mucha atención pero lo veía, a veces cuando salíamos mi marido y yo junto con sus amigos. Me fui dando cuenta de que él me estaba interesando, en mi mente solo pensaba que yo estaba loca y que me tenía que quitar esas ideas de la cabeza.

Cada vez que lo veo me gusta más y más y no lo puedo evitar, él me mira y me mira pero nunca me ha dicho nada, hasta  que después de tanto tiempo de verlo me habló algunas cosas pero nada que ver solo comentarios sobre una conversación de la que todos estábamos hablando. Mi marido y él son amigos hace mucho tiempo y pienso que tal vez por respeto no me ha dicho nada pero algo me hace creer que yo también le gusto a él por su forma de mirarme.

Aunque nunca pasará nada porque yo respeto mucho a mi marido, pero ya no lo puedo evitar más.

¿Qué piensa?

Atormentada

Estimada Atormentada:

Las tentaciones es mejor evitarlas, antes de caer en ellas. Sigue saliendo con tu esposo, pero mantén tu distancia de ese amigo, intenta ser cortés pero no hacerle platica. Fórtalece tu relación de pareja para que no tengas que buscar nada afuera de ésta.

apartado500v@gmail.com