La cifra fue inferior en comparación con el crecimiento de 7 por ciento anual observado durante el mismo periodo del año anterior. | Foto: Especial
El 76.1% de la inversión provino de reinversión de utilidades, de acuerdo con cifras preliminares de la Secretaría de Economía.

La Secretaría de Economía informó este viernes que las cifras preliminares de Inversión Extranjera Directa (IED) durante el primer trimestre del año ascendieron a 10 mil 334 millones de dólares, esto representó un incremento anual de 1.7 por ciento.

Esta cifra, fue inferior en comparación con el crecimiento de 7 por ciento anual observado durante el mismo periodo del año anterior.

La dependencia informó que las cifras preliminares de IED durante el periodo enero-marzo se derivaron de una entrada de 15 mil 601 millones de dólares y de una salida de 5 mil 267 millones de dólares.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), prevé que los flujos de IED a nivel mundial podrían reducirse entre un 30 y 40 por ciento en 2020, derivado principalmente por la contingencia sanitaria del COVID-19.

La dependencia espera que los paquetes políticos de la mayoría de los gobiernos estén preparados para apoyar a sus respectivas economías, ya que esto determinará la duración de la recesión y la velocidad de recuperación de cada país, “Se espera que la mayoría de estos paquetes incluyan medidas de apoyo a la inversión”, detalló.

Jorge Sánchez, director de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), explicó que es importante poner atención en este rubro ya que la IED se considera como la participación de los inversionistas extranjeros en el capital social de las empresas mexicanas y sus beneficios se transmiten a toda la economía mejorando el empleo.

“Como es el primer trimestre recordemos que en enero y febrero todavía no teníamos el impacto del COVID-19 así que la desaceleración se debe a las debilidades que ya tenía nuestra economía antes de la pandemia provocados principalmente por la incertidumbre hacia la inversión privada por la falta de claridad en algunas políticas del gobierno”, dijo.

El especialista agregó que lo “interesante” y grave será ver este mismo dato cuando se tengan los datos del segundo trimestre porque es cuando se va a tener el mayor impacto de la pandemia en su conjunto durante los primeros seis meses del año.

“La IED puede incluso caer más del 50 por ciento si no hay un plan de inversiones atractivo que fomente la inversión privada”, indicó.

La IED registrada hasta el momento provino de mil 803 sociedades con participación de capital extranjero, 556 contratos de fideicomiso y 10 personas morales extranjeras.

Por tipo de inversión, el 76.1 por ciento provino de reinversión de utilidades, el 22 por ciento por nuevas inversiones y el 1.9 por ciento se debieron al rubro denominada cuentas entre compañías.

En tanto, el 44.1 por ciento de la IED se concentró en el sector manufacturero, el 24.9 por ciento en servicios financieros y de seguros, el 8.3 por ciento en comercio, el 5.1 por ciento en ‘utilidades’ de agua, energía eléctrica y gas, el 4.8 por ciento en minería y el 4.4 por ciento en construcción. Los sectores restantes captaron 8.4 por ciento.

Estados Unidos fue el país que lideró el origen de la IED, con el 38.9 por ciento de estos recursos, seguido de España (14.3 por ciento), Alemania (9.4), Canadá (7.2), Países Bajos (4.6), mientras que otros países aportaron el 25.6 por ciento restante.

“Los montos reportados únicamente consideran inversiones realizadas y formalmente notificadas ante el Registro Nacional de Inversiones Extranjeras de la Secretaría de Economía; de ahí su carácter preliminar y el que sufran actualizaciones en los trimestres sucesivos”, señaló la Secretaría de Economía.