Las principales causes de muerte fueron por quemaduras e intoxicación. Foto: El Universal
Una de las hipótesis es que el intenso movimiento de los presentes generó la fricción suficiente en la ropa para generar una chispa, que pudo activar el combustible

Omar Fayad, gobernador de Hidalgo, anunció que subió a 76 el número de personas que perdieron la vida tras la explosión de un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, ocurrida la tarde del viernes.

El primer cálculo de fallecidos, 21, se dio horas después de la tragedia. Fayad detalló que hasta las 17:00 horas de ayer se contabilizaron además 74 heridos, y que comenzarían a traladar a algunos de ellos a Estados Unidos con ayuda de la Fundación Michu y Mau.

“Sobre todo de menores de edad, de heridos al hospital Shriners, en Galveston, Texas”, dijo. De los lesionados, apuntó, siete son menores de edad, 30 tienen entre 18 y 29 años, 36 entre 30 y 54 años, y hay otro de 63 años.

Sobre la investigación, Fayad declaró que se han abierto 59 carpetas.

Por su parte, Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la República, informó que la explosión pudo ser generada debido al alto octanaje del combustible y por la ropa, de contenido sintético, de las personas que recolectaban la gasolina.

Según expuso, una de las hipótesis es que el intenso movimiento de los presentes generó la fricción suficiente en la ropa para generar una chispa, que pudo activar el combustible.

A 24 horas de la explosión de una toma clandestina de gasolina en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, el número de personas fallecidas ascendió a 76 y se registran 74 heridos que son atendidos en hospitales, según dijo el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad. Sin embargo, la Secretaría de Salud reportó 73 heridos.

Fayad actualizó las cifras en la segunda conferencia de prensa en Palacio Nacional sobre los avances de las investigaciones tras la tragedia del viernes pasado.

“Tenemos un total de 74 heridos por quemaduras y desgraciadamente cada que doy una entrevista aumenta la cifra de muertos, ya son 76 muertos”, confirmó el gobernador de Hidalgo luego de realizar un recorrido por el Hospital General de Pachuca.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su gobierno no descarta que pudiera ser un acto de “sabotaje” en contra de su estrategia contra el huachicol.

“No descartamos ninguna posibilidad, sólo que corresponde a la Fiscalía General la investigación, con absoluta libertad e independencia. Vamos a que se sepa la verdad y se castigue a los responsables”, dijo.

VIGILAN ATENCIÓN

Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno, y Omar Fayad, gobernador de Hidalgo, realizaron una visita al Hospital Pediátrico Tacubaya, donde permanecen dos adolescentes en estado grave por la explosión ocurrida el viernes.

 

Ante esto, la mandataria local dijo que desde la mañana estuvo en contacto con los familiares de los jóvenes heridos. Comentó que, por el momento, lo más importante es estabilizarlos antes de pensar en trasladarlos a un hospital fuera del País.

“Los médicos tienen que dar el parte médico. No, no me atrevería yo a dar el parte médico, están graves, los vio el señor gobernador y vio a los familiares.

“Como le comenté al gobernador: estamos aquí para servirles a los habitantes de Hidalgo que están en los hospitales en esta terrible tragedia”, señaló.

Por su parte, Fayad agradeció el puente aéreo con la Ciudad de México para trasladar a las personas heridas. “Aquí hay dos muchachos menores de edad, 15 y 16 años. Creo que están en magníficas manos”. Añadió que por parte de las autoridades federales se está vigilando que las víctimas reciban la atención requerida.