Disparo. Las compras de pánico causaron efecto. / AP
Pese a la compleja situación, la producción de gasolinas creció de 113 mil barriles diarios en la primera semana de enero a 167 mil en la cuarta, 47.7 por ciento más

CDMX.- El pánico que generó el desabasto de combustibles durante el primer mes del año llevó a la población a elevar su consumo, de acuerdo con datos de la Secretaría de Energía.

La información de la Subsecretaría de Hidrocarburos, de la Unidad de Políticas de Transformación Industrial y la Dirección General de Petrolíferos mostró que la venta de gasolinas en la primera semana de enero fue de 680 mil barriles diarios.

En tanto para la última semana subió a 806 mil, es decir, un alza de 18.5 por ciento.

En el diesel, su consumo aumentó de 296 mil a 403 mil barriles diarios en promedio durante el mismo periodo, un incremento de 36.1 por ciento.

El gobierno emprendió a principios del año un plan para combatir el huachicoleo o robo de combustibles; sin embargo, el plan provocó retrasos en la distribución y generó escasez en varios estados.

La información de la dependencia señaló que pese a la compleja situación, la producción de gasolinas creció de 113 mil barriles diarios en la primera semana de enero a 167 mil en la cuarta, 47.7 por ciento más.

Los datos establecen que la producción de diesel pasó de 62 mil a 151 mil barriles diarios, 143.5 por ciento más.