Foto: Especial
El país compraba alrededor de 220 mil toneladas de este alimento; sin embargo, en los últimos cuatro años el volumen se elevó hasta 340 mil

México.- La importación de leche en polvo se incrementó 55 por ciento en los últimos cuatro años, situación que ha desplazado a la producción nacional, afectando a los empresarios ganaderos mexicanos, afirmó la Federación Mexicana de Lechería (Femeleche).

Vicente Gómez, presidente del organismo, explicó que hasta hace unos años México importaba alrededor de 220 mil toneladas de dicho producto, cantidad que a la fecha se ha elevado a 340 mil.

Destacó que aproximadamente 95 por ciento de la leche en polvo que llegan al país son sobrantes de la producción que se tiene en Estados Unidos, misma que entra al amparo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC).

“La gran mayoría de la leche entra a través del Tlcan. Se hizo la negociación, se suponía que había una desgravación gradual que nunca se aplicó”, subrayó.

Para el presidente de la Femeleche, es necesario que se ordene el mercado nacional, pero también  que en la renegociación del tratado se establezca que el producto mexicano pueda circular libremente hacia Estados Unidos, ya que actualmente no está permitido.

LES PEGA EL DÓLAR

Gómez puntualizó que la apreciación del dólar frente al peso es otro tema que ha perjudicado a los ganaderos lecheros, dado que 90 por ciento de los insumos que necesitan se cotizan en moneda estadunidense, por lo que se han incrementado sus costos de producción.

“Lo que ha pasado es que la devaluación de la moneda nos ha pegado muy fuerte en los costos. Vendemos la leche en pesos pero todos nuestros insumos están dolarizados”, subrayó.

Explicó que los elementos de producción que han incrementado su precio son el maíz, la soya, los energéticos, los tractores y sus  refacciones.