Con expectativas rotas
va México entre la estafa
ante un congreso muy “chafa”
que funge de “lamebotas”.