Tomada de internet
El mexicano marcó el 2-0 en contra de su equipo

Diego Reyes todavía no se ha consolidado en el futbol español y hoy tuvo la mala fortuna de anotar en propia puerta en el empate de su equipo ante el Eibar. 

Reyes no midió bien el balón y al tratar de despejar, envió el balón a su propia portería para el 2-0 en contra. 

El primer tanto fue de Sergi Enrich a los 23 minutos de tiempo corrido y el gol en contra del mexicano colocaba contra la pared al Espanyol. 

Casi al finalizar la primera parte, el Eibar consiguió el 3-0 para sellar una pésima primera mitad del cuadro "periquito".

En la segunda mitad vino la remontada épica. Hernán Pérez a los 64 minutos, Piatti nueve minutos después y en tiempo complementario Leo Baptistao hizo el empate para el Espanyol. 

Los "periquitos" festejaron en grande la igualada, y salvaron la pifia de Diego Reyes.