El Madrid sigue de capa caída en todas las competencias/ AP
El conjunto merengue sigue en caída libre y no encuentra una fórmula para salir de la mala racha

El Real Madrid está de cabeza y no hay forma en que pueda recuperar la forma. Se creía que hoy sería el partido pero el Levante le propino una derrota por marcador de 2-1 para incrementar su mala racha. Son cinco consecutivos sin ganar y Lopetegui podría no llegar a noviembre como técnico del equipo. 

Lo único positivo del conjunto merengue fue que terminó con la sequía de gol, 481 minutos después, gracias a un gol de Marcelo, pero no sirvió de nada, solo para poner fin a la peor racha sin anotar en la historia merengue.

Cuando llegó el gol de Marcelo al 71, ya habían rebasado 16 minutos de su peor racha. 464 minutos sin gol, en la campaña 84-85. 

La pesadilla del Madrid comenzó temprano. El Levante se puso al frente al minuto 6, cuando José Luis Morales se llevó a Raphael Varane, y burló con facilidad a Thibaut Courtois para enmudecer la Casa Blanca. 

Al 12, justo cuando el equipo local acababa de superar las siete horas sin marcar, Roger duplicó la ventaja del Levante desde el punto penal. Otro error grave de Varane, con una falta en el área, le dio la oportunidad y la confirmó el VAR, pues el árbitro Cuadra Fernández había decretado falta inicialmente.

Real Madrid se sabía bajo una intensa presión por evitar el naufragio; pero no sabía qué hacer. Paralizado y partido. Se hacía con el balón, pero lo perdía con una facilidad alarmante. Los tres elegidos para el ataque, Mariano, Vázquez y Asensio, ni acertaban en sus escasas oportunidades.

Lopetegui supo que se jugaba su puesto si llegaban a perder y mandó a Bale y Benzema para la segunda mitad. Así el Madrid dio señales de vida, sin embargo no pudo evitar la derrota. 

El gol de Marcelo hizo estallar el Bernabéu sin embargo el empuje final no fue suficiente para un Levante que se defendió con uñas y dientes. 

Madrid es quinto y viene Champions, pero su partido más importante es la siguiente semana ante el Barcelona, donde no se puede dar el lujo de perder.