Marginación. En Saltillo hay algunos sectores, como la parte más alta de la colonia Zaragoza donde se carece de los más elementales servicios. / Archivo
Reporte de Coneval quiere decir que las personas tienen una mejor calidad de vida en Coahuila

José Inocencio Aguirre Willars, Subsecretario de Bienestar y Desarrollo Social, indicó después de que la Coneval anunciara una reducción del 30.2 por ciento al 24.8 por ciento en al índice de pobreza en el Estado, que éstos no precisamente pasaron a pertenecer a la clase media, sino que ya están teniendo acceso a sus derechos sociales básicos y que la Coneval ya se encargará de colocarlos en una clasificación.

Al preguntarle si se deja de pertenecer a la clase baja para ser clasificado en la clase media, contestó que solamente se deja estar en situación de pobreza
“Lo que se dice es que se deja estar en situación de pobreza, ya el Coneval indica en qué circunstancia o grado está. Lo que sí sabes es que ya están accediendo a sus derecho sociales y llegan a tener un ingreso para comprar la canasta básica”, explica.  

El informe de Medición de Pobreza publicado el pasado 30 de agosto por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), anunció que Coahuila registró una reducción en “la pobreza general”. 

El funcionario también explicó la manera de medir la pobreza en México, e indicó que la metodología fue aprobada en 2008 y es utilizada a nivel internacional.

“Se mide con dos factores: Uno es el ingreso, es decir, que las personas que se encuentren fuera de la situación de pobreza superen una línea que indica que puede acceder a la canasta básica. Y que la persona tenga acceso a los derechos de educación, a la salud, de vivienda, de seguridad social y de alimentación”, explica.

“De 109 mil personas que había en pobreza extrema hoy sólo hay 49 mil”. A partir de cifras reportadas en 2014 y comparadas con las cifras de 2016.

El dato
Las características para salir de la clasificación de pobreza extrema, son tener acceso a la canasta básica, terminar la secundaria, tener acceso a algún método de seguridad social (IMSS, prestaciones de ley) que cuenten con una vivienda digna y a los accesos a los servicios de agua, drenaje y electricidad.